Así es Jean-Christophe Napoléon, el heredero del emperador que ansía el trono de Francia

  • Este pasado miércoles se cumplieron 200 años de la muerte de Napoleón Bonaparte.
Jean de Orleans y Jean-Christophe Napoleón, en mayo de 2021.
Jean-Christophe Napoleón, en mayo de 2021.
Niviere David/ABACAPRESS.COM/GTRES

Ya lo dijimos cuando hablamos hace apenas un par de meses de cómo el "heredero" Jean de Orleans, conde de París, le reclamó al Gobierno de Francia un millón de euros y parte del patrimonio histórico de su familia: el país galo no es el mejor del mundo para ser monárquico, habida cuenta de cómo acabó allí la corona. Pero aún así hay quienes siguen reclamando su posición, como es el caso de Jean-Christophe Napoleón.

De sobra es sabido que Napoleón Bonaparte llegó a ser emperador, y su muerte, de la que se ha cumplido esta semana 200 años (falleció el 5 de mayo de 1821 en su destierro en la isla de Santa Elena, en mitad del Atlántico Sur), es la excusa perfecta que han utilizado sus descendientes para volver a insistir en su prestigio dinástico, como explican desde Vanitatis.

No sabemos cómo le sentaron las palabras del presidente galo, Emmanuel Macron, quien entra en esa rama de pensamiento acerca del célebre militar y conquistador sobre que fue un personaje controvertido: si bien "es parte de nosotros" como país, también cree que tiene muchas sombras históricas, como cuando reestableció la esclavitud en 1802.

Sin embargo, Jean-Christophe es de quienes quieren restituir el que sería Tercer Imperio Francés, después de que la última corona allende los Pirineos cayese definitivamente en 1870 después de que Luis Napoleón Bonaparte, convertido en Napoléon III, fue derrotado, capturado y depuesto tras la Batalla de Sedán, dentro de la Guerra franco-prusiana.

Porque Jean-Christophe es solo el representante del ala bonapartista, pero hay otros dos contendientes en este juego de tgronos: por una parte, el ya mencionado príncipe Jean, jefe de la Casa de Orleans y que es la cabeza visible (aunque esto, repetimos, en Francia no es lo más adecuado) de la rama orleanista y, como explican desde el citado medio, Luis Alfonso de Borbón, hijo de Carmen Martínez-Bordiú (y por tanto bisnieto del dictador Francisco Franco y del rey Alfonso XIII de España), y que representa al legitimismo.

El príncipe Napoleón

De todas maneras, nos centramos en quien es el descendiente directo del hermano menor del emperador Napoléon, Jerónimo I Bonaparte, rey de Westfalia. Es decir, que Jean Christophe Albéric Ferdinand Napoléon Bonaparte (su nombre completo) es el tátara-sobrino nieto del célebre general.

Jean-Christophe nació hace casi 35 años (los cumple el 11 de julio) fruto de la unión de Carlos María Bonaparte y su primera esposa, Beatriz de Borbón-Dos Sicilias. Esto significa que accedería al trono francés por dos ramas: la paterna como heredero de los Bonaparte, y la materna como descendiente de Luis XIV, el Rey Sol.

Como añaden desde Vanitatis, el príncipe Napoleón "no obtuvo su título por herencia de manera convencional". Fue, sin embargo, su abuelo Louis, en una jugada que bien podría ser un giro de guion de la famosa serie de HBO, quien le legó ser el heredero al trono: quitó de su testamento a su propio hijo Carlos por haberse divorciado y casado en segundas nupcias con Jeanne-Françoise Valliccioni, una mujer nacida en Córcega. Louis no aprobó este matrimonio, si bien parece que a Carlos no le importó se desheredado, pues su privilegiada vida ha estado centrada en la política y en ser escritor.

Lo de formar parte de la aristocracia, de ahí lo de "privilegiada", conllevó que Jean-Christophe pudiese estudiar en la escuela de comercio HEC de París (fundada en 1881 y una de las más prestigiosas del mundo en, sorpresa, administración de empresas, pues el príncipe tendría que dirigir un país llegado el caso) y luego marchó a la Universidad de Harvard.

Esto, más su maestría en tres idiomas (francés, inglés y español), han hecho que trabaje en una banca de inversiones en Londres. Eso sí, estar viviendo en Reino Unido le ha venido muy bien para mantener el anonimato que tanto ha buscado incluso ante la prensa de su país, solo dejándose ver en contadas ocasiones como este pasado miércoles en los actos por el bicentenario, en algunas misas realizadas en Los Inválidos (donde está enterrado su famoso antepasado) o cuando en 2015 se recordaron los 200 años (el 18 de junio) de la batalla de Waterloo, precisamente la que le costó el poder.

Hace un par de años, el 19 de octubre de 2019, también en la catedral Saint Louis des Invalides de París, Jean-Christophe emuló a Napoléon, repitiendo la historia: se casó con una noble austriaca, la condesa Olympia von und zu Arco-Zinneberg, sobrina del rey de Bélgica, bisnieta del último emperador de Austria, Carlos I y, por si fuera poco, descendiente de María Luisa de Austria. Id est, la esposa de Napoléon.

"Cuando conocí a Olympia, solo pude fijarme en sus ojos y no en su árbol genealógico. Con el tempo nos reímos de esta coincidencia entre nuestras familias. Nuestro matrimonio es como el de muchas otras parejas de diferentes nacionalidades europeas en la actualidad. Es el fruto de la reconciliación y la construcción europeas, en lo que creo enormemente", confesó al periódico francés Le Figaro.

También la pedida de mano tuvo su guiño a la historia de sus familias: el anillo con el que hincó la rodilla y que le ofreció a su pareja lleva incrustado un diamante de 40 quilates extraído de una tiara de la esposa de Napoleón III, la emperatriz Eugenia de Montijo. Y como anécdota queda que la joya fue robada en abril de aquel mismo año y recuperada por la policía pocos días después.

A la celebración, que se celebró en el espectacular palacio de Fontainebleau, se acercaron invitados ilustres de otras casas reales como Beatriz de York ysu esposo, Edoardo Mapelli Mozzi, Pablo de Grecia y su hija, Olympia, o, desde España, Jaime de Marichalar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento