Consultorio de Sexo: "Hace poco tuve dificultades para mantener una erección con una chica, ¿qué puedo hacer?"

Un hombre en actitud preocupada junto a su pareja en la cama
Un hombre en actitud preocupada junto a su pareja en la cama
Canva

Ya tienes aquí una nueva entrega del consultorio de sexo que cada semana te trae 20minutos. Para plantear tu pregunta escribe a consultoriosexo@20minutos.es.

Estas son las respuestas de esta semana que ha dado nuestro experto, Santiago Frago. Puedes consultar su web aquí.

Qué hacer con la fimosis

PREGUNTA: Mi hijo tiene fimosis (tiene 14 años). Yo soy partidaria de operarle, pero mi marido dice que no, que se pierde sensibilidad. Y he visto en internet testimonios contrarios también a esa operación. No sé si me puede orientar y explicármelo bien para acertar con lo que sea mejor para el crío. Muchas gracias.

RESPUESTA DEL EXPERTO: La fimosis es una estrechez del prepucio (piel que recubre la cabeza del pene), que impide retraer dicha piel hacia abajo y descubrir el glande (cabeza del pene) por completo en estado de erección.

Es conveniente tratar la fimosis para evitar complicaciones futuras del tipo: infecciones, fisuras y sangrados al mantener relaciones eróticas coitales, cistitis, adherencias prepuciales y parafimosis, que constituye una urgencia urológica en la que el prepucio sufre una retracción y constriñe el glande.  

Un profesional de la Urología valorará la necesidad de realizar una sencilla cirugía local (circuncisión) o intentar una tracción controlada si la fimosis es muy discreta.

En relación al tema de la pérdida de sensibilidad, comentarte que no hay estudios científicos que validen esa idea. Por ello recomiendo la cirugía, avalada por un profesional de la medicina.

Picor vaginal

PREGUNTA: He comenzado a tener picores en la zona vaginal. ¿Cómo puedo saber si son hongos? ¿Qué productos hay? Cada vez van a más los picores y estoy preocupada.

RESPUESTA DEL EXPERTO: Las causas que pueden dar lugar a picor genital pueden ser varias:

• Infecciones genitales.

• Uso de jabones, geles o espumas irritantes.

Hongos (candidiasis).

• Alergias al látex del preservativo.

• Procesos de ansiedad y estrés.

• Trastornos hormonales (edades cercanas a la menopausia).

• Lesiones en la piel vaginal.

• Toma de anticonceptivos hormonales.

El definir la causa requiere de una exploración ginecológica y/o toma de muestras de flujo vaginal en su caso.

La existencia de una candidiasis (hongos genitales) es muy frecuente en mujeres jóvenes, siendo los síntomas más habituales: ardor genital, enrojecimiento vulvar, molestias al orinar, dolor coital y un flujo peculiar blanquecino. Y el origen más frecuente de candidiasis suele ser: la toma de anticonceptivos hormonales, el uso reciente de antibióticos y algún problema inmunológico. El tratamiento es a base de antifúngicos (antibióticos contra los hongos).

En cualquier caso, lo importante es concretar la causa para definir el tratamiento específico. No obstante, puedo darte algunas recomendaciones generales para evitar picores inespecíficos:

• Evitar jabones perfumados o papel higiénico de colores.

• Mantener el área genital siempre limpia y seca.

• Evitar la ropa interior para dormir.

• Limpiar la zona genital siempre desde delante hacia atrás para evitar contaminación de la zona anal.

• Evitar el sobrepeso.

• Utilizar hidratantes a la hora de mantener relaciones eróticas.

No me gusta la felación

PREGUNTA: Dentro de las prácticas sexuales me produce rechazo la felación, pero mi pareja me la está pidiendo. Él dice que baja a mis genitales y que a mí me gusta (es verdad) y que no me quejo, y en fin, que cree que debo corresponderle.

No sé qué hacer o cómo hacerle ver que prefiero no hacerlo. Se está resintiendo la relación solo por esta historia. Agradezco su consejo. Un saludo.

RESPUESTA DEL EXPERTO: Los gustos y los deseos eróticos se mueven en clave de diversidad y además se van modificando con el paso de los años y la evolución dinámica y cambiante de la relación.

Los deseos y gustos eróticos en pareja pueden ser compartibles, pero sólo si ambos desean que sea así. Es decir, uno puede desear hacer algo y el otro no, y en este caso el NO es lo más beneficioso para la relación.

Tu interrogante tiene una respuesta inevitable, debe tu pareja respetar y entender tu deseo de no jugar a ciertos juegos eróticos.

Negarse a hacer algo que no te gusta es un gesto de cuidado hacia ti misma y hacia vuestra relación, además de ser un gesto de sinceridad hacia su persona. El deseo tiene sus tiempos, sus claves y no hay que presionarlo. Lo que hoy no te gusta, mañana puede gustarte y viceversa.

Es interesante abrirse a la versatilidad en cuanto a los juegos eróticos, pero no es menos cierto que dicha versatilidad está condicionada a los deseos.

Porno y disfunción eréctil

PREGUNTA: Desde hace tiempo, en ciertas ocasiones noto que tengo la libido baja o nula, tengo 31 años. Me he hecho una analítica y todo normal. Mi duda es si el problema puede estar relacionado con la pornografía, ya que lo llevo consumiendo desde muy joven. Incluso algunos meses lo veía cada noche.

Hace poco tuve dificultades para conseguir mantener una erección con una chica, incluso en la masturbación; en cambio, si veo pornografía, no tengo problemas para conseguirlo. De momento estoy empezando a dejar de verla, ejercicio y alimentación sana.

¿Qué más podría hacer? ¿cree que eso es posible?

RESPUESTA DEL EXPERTO: El interés erótico vive fluctuaciones a lo largo de nuestra vida. El deseo sexual es una interpretación que nuestro cerebro hace ante determinados estímulos sensoriales, especiales conexiones relacionales y ciertos recuerdos, imágenes o fantasías.

Convendría saber si tu ocasional pérdida de interés sexual es global, es decir, afecta a tu erotismo individual (autoerotismo) y compartido (relacional) o sólo es un desinterés específico.

Vivimos en una sociedad en la que si eres joven, tienes buena salud y, especialmente si tienes pareja, hay un “imperativo legal” a tener que desear; y claro la obligación y el deseo son incompatibles.

El estilo de vida actual tampoco suele facilitar las cosas: horas de trabajo, pereza, cansancio y otras obligaciones, hace que no dediquemos tiempo a la pareja ni a nosotros mismos.

Quizá estés en la actualidad en una etapa de tu vida en la que prima y priorizas el deseo biológico sobre el deseo relacional y ello haga que recurras más a la pornografía.

En principio, el consumo de pornografía con el objeto de entretener y vinculado al erotismo individual, no tiene por qué asociarse necesariamente a una dificultad sexual con la pareja.

Si un hombre tiene erecciones cuando se masturba, tiene erecciones al despertar y tiene erecciones espontáneas, casi podemos deducir que no hay causas orgánicas que justifiquen su dificultad de erección en un contexto relacional.

Una vez descartada la causa física de tu déficit eréctil hay que valorar cómo afrontaste tu primer encuentro erótico con aquella chica; si fuiste con una habitual y lógica preocupación por cómo iban a ir las cosas en el terreno íntimo y además esa persona te gustaba especialmente, es fácil fueses con una cierta inseguridad.

En ese momento entran en juego dos elementos que chocan entre sí: el deseo y el miedo; en ese duelo siempre acaba ganando el miedo, entonces la ansiedad origina una lógica respuesta vascular que se traduce en tu pérdida de erección.

En tu caso, un sencillo asesoramiento sexológico, unido a un apoyo farmacológico inicial, te permitiría ir cogiendo confianza para gradualmente ir dejando la medicación de modo paralelo a la restauración de la tranquilidad y la confianza en el plano relacional.

Y por supuesto un estilo de vida saludable en relación a alimentación, ejercicio y ausencia de alcohol y tabaco, siempre ayudan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento