El PP se rearma a escala nacional y apunta ya al objetivo de la Moncloa

  • RESULTADOS 4-M | Todos los datos del escrutinio.
  • Los populares se cargan de moral con una amplia victoria tras un ciclo de batacazos en generales, locales y autonómicas.
  • Sánchez se volcó en la campaña del PSOE y el desplome de su partido, adelantado por Más Madrid, le salpica.
  • La desaparición de Cs en Madrid limita las opciones de Sánchez para pactar más allá de la izquierda.
Ayuso gana las elecciones de Madrid
Ayuso gana las elecciones de Madrid
EP
Ayuso celebra la victoria junto a Almeida y Casado.
EFE / ATLAS

La aplastante victoria obtenida por el PP en las elecciones madrileñas refuerza el liderazgo de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, pero también fortalece a los populares a escala nacional pese a que la dirigente ha tratado de marcar perfil propio durante la campaña. Este martes, Pablo Casado insistió en el mensaje que ha querido trasladar en las últimas semanas: el triunfo del PP en Madrid marca el camino para su próxima llegada a la Moncloa. Y su actual inquilino, Pedro Sánchez, queda muy tocado después de haberse volcado en la campaña del PSOE, al igual que le ocurre a Unidas Podemos, que echó el resto presentando a su líder, Pablo Iglesias, y ha visto como se ha visto obligado a dimitir y abandonar la política tras la debacle de la izquierda.

Durante la celebración de los resultados, Casado afirmó que suponen un "punto de inflexión en la política nacional" porque, en las elecciones autonómicas, el que sale derrotado es el "sanchismo". "Hoy Madrid ha hecho una moción de censura democrática al sanchismo, a sus pactos con Bildu, a sus pactos con los independentistas y al Gobierno con Podemos", insistió el líder del PP, que lleva semanas planteando los comicios como una antesala de las próximas generales. 

En la misma línea fue su homólogo de Vox, Santiago Abascal, que afirmó que los resultados "consolidan un cambio de ciclo político en España" porque suponen la "contundente derrota del Frente Popular". Es "el comienzo de un cambio de rumbo para toda España", señaló por su parte la candidata de Vox, Rocío Monasterio.

Lo cierto es que la victoria de Ayuso es la mejor noticia en mucho tiempo para un PP que había encadenado serias derrotas en las últimas elecciones: las dos generales de 2019, las locales y europeas de ese año o las vascas y catalanas de 2020 y 2021. Los populares, además, encarrilan su objetivo de absorber a medio plazo a Ciudadanos, algo que es clave para sus opciones de llegar a la Moncloa porque en las elecciones generales -a diferencia de lo que ocurre en Madrid- se penaliza la dispersión del voto.

Ayuso, al menos en Madrid, ha conseguido dar con la tecla para neutralizar a Vox y captar casi todo el voto de Cs, aunque una fórmula que funciona a nivel autonómico no tiene por qué hacerlo a escala nacional. Pero, para Casado, ese triunfo es un arma de doble filo: inyecta moral a su partido y a sus votantes y romper una dinámica de derrotas, pero también le sitúa bajo la sombra de una Ayuso que se convierte en figura clave dentro del PP.

Para Sánchez, por el contrario, no hay más que malas noticias. El presidente del Gobierno se implicó muy activamente en las primeras fases de la campaña del PSOE para el 4-M, aunque en las últimas semanas desapareció progresivamente. Pero tanto él como Ayuso plantearon la campaña como un cara a cara entre ellos y sus modelos, y eso provoca que el batacazo de la izquierda le salpique de lleno.

Y si Sánchez queda tocado, también Unidas Podemos, como socio de coalición, recibe un severo golpe. Iglesias salió del Gobierno con la esperanza de movilizar hasta al último votante morado. Pero solo ha conseguido mejorar 1,6 puntos los resultados de Isa Serra de 2019, Unidas Podemos será la quinta fuerza y, en su particular pugna por la hegemonía a la izquierda del PSOE, ha sufrido una sonora derrota quedando a 14 escaños de Más Madrid.

No obstante, PSOE y Unidas Podemos se necesitan más que nunca debido al hundimiento de Cs, que acentúa su grave crisis a escala nacional al quedar sin representación en una comunidad que hasta hace dos meses gobernaba. Con el riesgo que corren los naranjas de que su batacazo se contagie al resto de España, Sánchez ve muy limitadas sus opciones de pactar en el futuro con otro bloque que no sea el de la izquierda y los nacionalistas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento