8 de cada 10 ciudadanos del área de Barcelona valoran positivamente su hogar después del confinamiento

  • Los usuarios con la vivienda ya pagada o los que tienen hipoteca lo valoran mejor que los que pagan alquiler.
Plano general del comedor de un hogar después del confinamiento.
Plano general del comedor de un hogar después del confinamiento.
ACN

El 79,9% de los ciudadanos del área metropolitana de Barcelona valoran positivamente sus viviendas después del confinamiento de 2020. Así se desprende de la encuesta 'Habitando en confinamiento', que ha hecho el Observatorio Metropolitano de la Vivienda de Barcelona (O-HB) entre el 6 de mayo y el 7 de junio del año pasado.

Entre los encuestados, predomina el 28,6% que valora mejor su vivienda que antes del cierre en casa, mientras que el 55,3% lo valora igual y el 20,1% que lo califica mal. De estos últimos, un 14% lo considera peor, y el 6,1% igual de mal que antes. Por otro lado, los ciudadanos con contrato de alquiler lo valoran peor (22,9%) que los que pagan hipoteca (17,8%) o los que tienen ya la propiedad pagada (5,7%).

Entre las carencias percibidas entre los encuestados, de los cuales se han recogido unas 6.000 respuestas, destacan las deficiencias constructivas del edificio las más destacadas, que concentra el 20% del total. La siguiente situación tiene que ver con la relación de la vivienda con el exterior (10%) y la mala accesibilidad (13%).

En cuanto a la relación con el exterior, las principales carencias se centran en los problemas de ventilación (46,3%), la poca luz natural (43%), malas vistas (40%), y la no visión de vegetación (39%). Aun así, prácticamente la mitad de los encuestados no cambiaría nada de su vivienda después de la fase de confinamiento (48%), y de los hogares que harían cambios, destacan los vinculados con la mejora con el entorno y los espacios exteriores.

En concreto, el 21,3% crearía espacios con una mejor relación con el exterior y el 20,5% pediría un mayor uso compartido de los espacios comunes del edificio. En cuanto a los cambios vinculados con la distribución de la vivienda, los dos más destacados son una mejor flexibilidad de los espacios para que se adapten a varios usos (el 19,2%) y la creación de espacios más diáfanos o amplios (15,6%).

Cambios y actividades

En cuanto a los cambios, un 25,4% de los encuestados querría hacer reformas para adaptar la casa a nuevas necesidades, pero la mayoría no puede hacer frente económicamente. En este grupo, también demanda una nueva vivienda un (18,6%) o afirma que cambiaría si se lo pudiera permitir (39,6%).

De las actividades hechas al hogar, un 55% de los encuestados afirma haber hecho de nuevas durante el confinamiento. La mayoría (54,2%) son trabajar y hacer deporte (55,4%), seguido de la formación o escolarización (32%). Para hacer estas y otras actividades han modificado el uso de algunos espacios, como lo son el comedor o cuarto de estar (62,5%), balcones y terrazas (33%) y las habitaciones (27,5%).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento