Belén Rodríguez desvela cómo Antonio David consiguió que sus hijos odiasen a su madre, Rocío Carrasco

La colaboradora Belén Rodríguez.
La colaboradora Belén Rodríguez.
Sergio R. Moreno / Gtres

Después de contar su verdad, Rocío Carrasco sigue teniendo que hacer frente a las críticas que le lanzan y que se posicionan de forma totalmente opuesta a ella, como Antonio Canales advirtiendo que ya se sentarán en plató a debatir o Ana Rosa Quintana criticando el papel que ha ejercido como madre. Muchos de estos ataques ya los definió la hija de Rocío Jurado con una frase para la posteridad ("Perro no come perro"), pero aún tiene, y en cantidad, defensores, como Belén Rodríguez, quien ha desmontado la estrategia que siguió Antonio David para que los hijos de la pareja denostasen a su madre.

En la amplia entrevista que ha concedido la colaboradora y amiga íntima de la empresaria a Jorge Javier Vázquez para Lecturas revela cómo el ex Guardia Civil utilizó a sus hijos como escudo y, a su vez, como arma arrojadiza, posicionándolos primeramente contra la nueva pareja de Rociíto.

Porque, de hecho, en un principio, tal y como asegura Rodríguez, Antonio David era incapaz de conseguir su objetivo. "No podía hacer que dejaran de quererla", ha explicado la colaboradora de televisión, que afirma que tanto Rocío Flores Carrasco como su hermano David sentían pasión por su madre.

Belén lamenta, sin embargo, que "luego sí lo ha conseguido" y que esta consecución vino porque el ex Guardia Civil cambió su punto de mira: poniendo el foco en Fidel Albiac. "Intentaba minarla a través de Fidel, presentándolo como el malo", ha comentado.

Un mensaje que acabó entrando en la mente de sus hijos. "Cuando estuvieron convencidos de ello, el siguiente paso fue decir que, como ella estaba con él, también era mala", ha añadido, a pesar de que Rodríguez está segura de que "si no fuera por Fidel Albiac, Rocío Carrasco no estaría viva". "Es la persona que la ha salvado de los golpes que le ha dado la vida", ha puntualizado.

De hecho, entiende perfectamente que vivieran desde entonces una vida aislada, a tenor de la opinión pública que se tenía de ellos: "¡Cómo iban a salir a la calle o a ir de fiesta! No creo que tuvieran ánimos. Ahora todo ha cambiado, pero entonces todo el mundo pensaba que Rocío era una mala madre. Por la calle la insultaban".

Aunque eso no ha cambiado demasiado por cómo la semana pasada fue increpada con carteles y gritos de "Stop feminazis" tras declarar en los juzgados, Belén Rodríguez ha querido aclarar que, aunque "víctimas de su padre", esperaba una reacción más empática por parte de Rocío y David Flores con "una mujer maltratada" como su madre.

"Si Rocío Flores ha visto el testimonio de su madre y cómo es su padre y sigue apoyándolo, es que cree que su madre miente", ha matizado, aunque Jorge Javier ha intervenido: "Una persona manipulada no sabe que lo es, y quizá acabe dándose cuenta".

Sin embargo, la colaboradora no se muestra tan esperanzada: "Yo pensaba que ese momento iba a llegar cuando su madre hablara. No le ha conmovido su testimonio. No se ha planteado nada; si lo hubiera hecho, no hablaría así de su padre y de su madre. Me duele que se diga que los niños están manipulados por los dos".

Su respuesta para esto es sencilla: "Antonio David les ha enseñado que querer a su madre es malo. Se les hacía sentir culpables por quererla y la dejaron de querer. (...) Si se dieran cuenta de que su madre ha sido una mujer maltratada por su padre podrían volver a quererla. Si no, de ninguna manera, y creo que no va a pasar. Ya tienen datos y pruebas suficientes".

Para ella solo hay una posibilidad, tras ver cómo ni con el documental parece que haya gente que dé su brazo a torcer y siga pensando, a pesar de las pruebas aportadas, que ya se hizo justicia en su momento: "Que se reabriera el caso, que Antonio David fuera condenado, que Rocío y David se dieran cuenta de quién es su padre, entendieran a su madre y volvieran con ella". Ese, para ella, sería un buen capítulo final. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento