Wuhan deja atrás el coronavirus: miles de personas sin mascarilla ni distancia en un festival de música

Miles de jóvenes asisten al Festival de Música de la Fresa en Wuhan sin mascarilla ni distancia de seguridad.
Miles de jóvenes asisten al Festival de Música de la Fresa en Wuhan sin mascarilla ni distancia de seguridad.
AGENCIA ATLAS

Wuhan, la ciudad china donde se detectó por primera vez el coronavirus que ha causado una pandemia mundial, ha empezado a olvidar la pesadilla de la Covid-19. La imagen que ha mostrado al mundo este fin de semana ha sido insólita: miles de personas sin mascarilla ni distancia de seguridad, cantando y gritando al son de su grupo favorito.

Se trata del Festival de Música de la Fresa, que ha regresado por todo lo alto a Wuhan después de que el año pasado se celebrase de forma online debido a las restricciones por el virus.

El evento, que constituye el festival al aire libre más grande del país, comenzó este sábado, y durante dos días miles de jóvenes se reúnen en el parque Garden Expo de Wuhan para escuchar a sus cantantes y bandas favoritas.

Esta edición ha llegado con restricciones de aforo, lo que no ha impedido ver imágenes sorprendentes de grandes multitudes. Según los organizadores, el sábado acudieron a este festival 11.000 personas, informa Reuters.

Sin mascarilla, sin distancia de seguridad, cantando y gritando al son de su grupo favorito. Miles de personas disfrutan así del Festival de Música de la Fresa en Wuhan, la ciudad china donde se detectó por primera vez el coronavirus que causa la COVID-19. Es el festival de música al aire libre más grande del país que comenzó este sábado, tras cancelaciones y retrasos el año pasado por la pandemia. Esta edición llega, eso sí, con restricciones de aforo. Tras más de dos meses de estrictas restricciones durante la primera ola de la pandemia, la ciudad está hoy libre de coronavirus, según datos oficiales. Así, miles de jóvenes acuden de día y de noche a este festival de dos días en el parque Garden Expo de Wuhan. Con cantantes y bandas chinas animando una fiesta impensable en el resto del mundo.

"Hemos hecho muchos esfuerzos y pagado un gran precio para acabar con el virus, por eso estoy muy contento", ha manifestado un estudiante de 23 años de Wuhan.

Wuhan fue la primera ciudad del mundo en vivir un confinamiento que posteriormente se extendería al resto de China y otros países, como España. En su caso, los habitantes de esa ciudad vivieron más de dos meses de estrictas restricciones en la primera ola de la pandemia. 

Desde entonces, Wuhan ha estado casi completamente libre del virus, según los datos oficiales, en consonancia con la tendencia general en todo el país.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento