Los esqueletos medievales podrían estar ocultando una tasa de cáncer más alta de la esperada

Restos de numerosos individuos desenterrados en el antiguo Hospital de San Juan Evangelista.
Restos de numerosos individuos desenterrados en el antiguo Hospital de San Juan Evangelista.
Cambridge Archaeological Unit / St John's College

Una nueva investigación arqueológica ha desvelado que el cáncer no es una enfermedad moderna y ya existía en la Edad Media, donde padecer un tumor maligno no era tan raro como se pensaba.

El estudio, llevado a cabo por la Universidad de Cambridge (Reino Unido), ha sido el primero en utilizar rayos X y tomografías computarizadas para detectar la evidencia de cáncer entre los restos óseos de una población preindustrial. Los hallazgos, publicados en la revista Cancer, sugieren que entre el 9 y el 14% de los adultos en la Gran Bretaña medieval padecían esta enfermedad en el momento de su muerte.

Para los investigadores, los datos señalan que la prevalencia del cáncer antes de la era industrial era hasta diez veces más alta de lo que se pensaba anteriormente. En investigaciones previas, las tasas históricas de cáncer se limitaban a examinar el exterior del hueso en busca de lesiones, lo que arrojaba una conclusión de que el cáncer era raro y afectaba a menos del 1% de la población.

"La mayoría de los cánceres se forman en órganos de tejidos blandos desde hace mucho tiempo degradados en restos medievales. Solo algunos cánceres se diseminan a los huesos, y de estos solo unos pocos son visibles en su superficie, por lo que buscamos dentro del hueso signos de malignidad", ha explicado en un comunicado el autor principal del estudio, Piers Mitchell.

El equipo ha analizado en total 143 esqueletos procedentes de seis cementerios medievales de Cambridge y alrededores que datan de los siglos VI al XVI.

"Con las tomografías computarizadas pudimos ver las lesiones cancerosas ocultas dentro de un hueso que parecía completamente normal en el exterior", ha apuntado la arqueóloga y coautora Jenna Dittmar.

Según ha explicado Dittmar, "hasta ahora se pensaba que las causas más importantes de mala salud de la población medieval eran las enfermedades infecciosas como la disentería y la peste bubónica, junto con la desnutrición y las lesiones por accidentes o guerras".

Tras estos hallazgos, la visión ha cambiado por completo, ha contado: "Ahora tenemos que agregar el cáncer como una de las principales clases de enfermedades que afligían a la gente medieval", sostiene.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento