Unas 400 bicicletas del servicio público de alquiler de bicicletas de Barcelona, Bicing, desaparecen cada año, según el concejal de Movilidad, Francesc Narváez, que ha explicado que algunas han sido encontradas "en Lleida, en Santander y en el mar".

Algunas han sido encontradas en Lleida, en Santander y en el mar

"Narváez ha explicado también que solo los destrozos en estaciones y bicicletas del Bicing causados en las celebraciones por la clasificación del F.C. Barcelona para la final de la Liga de Campeones, el miércoles 6 de mayo, suman 400.000 euros. "Al día siguiente, a muchas bicicletas le faltaba el guardabarros de detrás, porque varias personas se subieron a ellas", ha explicado Francesc Narváez.

El concejal ha señalado que este mal uso de la bicicleta de alquiler público, junto a "lanzarla, estrellarla, o tirarla al mar", será uno de los más perseguidos en la campaña de control del abuso del Bicing que el próximo 18 de mayo, iniciará la Guardia Urbana.

"La Guardia Urbana aplicará la Ordenanza de Civismo, que permite una multa de hasta 701 euros. Creemos que estamos en el momento en que debemos aplicarlo", ha anunciado el concejal de Movilidad, que ha añadido: "Ahora empezamos y no pararemos hasta que el deterioro sea entre el 7 y el 8%", por debajo del 12% actual.

Según el RACC, solo el 27% de las bicicletas no sufre ninguna anomalía, ni funcional ni leve. Entre las anomalías funcionales que inutilizan las bicicletas del Bicing, las más frecuentes (46%) son los problemas en los frenos, mientras que entre las leves, las más comunes (81%) eran la falta o no funcionamiento de las luces anteriores o posteriores, contingencia que ha sido paliada durante este mes de abril con el cambio del sistema de alumbrado.