El TSJA planta a la Junta y rechaza valorar con antelación las medidas a adoptar tras el 9 de mayo

  • El vicepresidente, Juan Marín, había anunciado una reunión para el próximo lunes. 
  • ​El presidente del alto tribunal asegura que estudiará "caso a caso" y "a posteriori".
Presidente del TSJA, Lorenzo del Río.
Presidente del TSJA, Lorenzo del Río.
EUROPA PRESS - Archivo

El vicepresidente de la Junta, Juan Marín, anunció el pasado martes que él mismo, el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, y el de Salud, Jesús Aguirre, acudirían el próximo lunes 3 de mayo a una reunión con el presidente del TSJA, Lorenzo del Río, y la fiscal superior de Andalucía, Ana Tárrago, para "adelantarles las propuestas que en su día planteará Salud" de cara al 9 de mayo, cuando decae el estado de alarma en todo el país. La idea, agregó, era que a lo largo de la próxima semana la Junta pudiera "anunciar todas las medidas para que el 9 de mayo a las 00.00 horas todos los andaluces conozcan lo que va a suceder".

Pero esa reunión, finalmente, no se va a celebrar, después de que el propio presidente del TSJA, Lorenzo del Río, la haya descartado. "Por prudencia institucional y por obligación judicial, no puedo intervenir en una reunión para consensuar o aconsejar una serie de medidas que luego pueden ser objeto de revisión judicial, estaría mediatizando", manifestó Del Río. Y agregó que será la Administración autonómica quien, en el marco de sus responsabilidades, adopte las medidas que considere convenientes con el apoyo de sus asesores jurídicos y, una vez que han sido estudiadas en el ámbito ejecutivo y político, la autoridad judicial se "limitará a valorarlas" cuando afecte a derechos fundamentales y si se pide aplicarla, pero "en un control a posteriori no de forma previa".

De esta forma, el TSJA analizará de forma individualizada cada una de las medidas planteadas, "caso por caso", para determinar si son "proporcionales y están justificadas" para la finalidad que se plantea atendiendo a la situación sanitaria que haya en cada momento, aunque el presidente del alto tribunal recordó que hay otros aspectos en los que la Junta sí tiene mayor margen de maniobra y no necesita el respaldo judicial, como las restricciones vinculadas a la actividad económica y comercial.

Del Río sí reconoció que cuando decaiga el estado de alarma en todo el país se planteará un escenario "muy complicado" cuando las comunidades autónomas pretendan adoptar medidas que afecten de forma intensa a la libertad de reunión y desplazamiento, especialmente si involucran a un número importante e indiscriminado de ciudadanos, a tenor de la actual legislación sanitaria.

En cualquier caso, concluyó, la reunión anunciada para el lunes "no se va a producir", extremo que aseguró haber trasladado ya al vicepresidente de la Junta, quien "lo ha entendido y lo vio totalmente coherente". Sin embargo, Marín negó que el presidente del TSJA no quiera mantener la reunión anunciada y achacó la renuncia a un "problema de agenda" debido a la visita del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo.

Colaboración con la Justicia

"El presidente del TSJA, la Fiscalía, la Consejería de Salud y el Gobierno andaluz tenemos que intentar colaborar para que después no se invadan derechos fundamentales de los ciudadanos y tener que dar marcha atrás", sostuvo el vicepresidente andaluz, quien ironizó al apuntar que "nosotros no somos los que queremos nombrar a los jueces del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), esos son otras formaciones".

Por su parte, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, calificó como "imperdonable" que el Gobierno central aún no haya puesto sobre la mesa una "alternativa normativa o jurídica" para dar seguridad a las comunidades, e instó de nuevo al presidente, Pedro Sánchez, a convocar la Conferencia de Presidentes. "El Estado tiene que coordinar, planificar y liderar", añadió Moreno, quien en el Parlamento se preguntó "dónde están la cogobernanza y el respeto a las comunidades", así como el "espíritu autonomista" de los socialistas.

El popular advirtió además que si el Gobierno central decide no hacer "nada", la Junta, con los instrumentos que tiene en sus manos desde el punto de vista normativo, tomará las decisiones que considere necesarias y oportunas para frenar la pandemia del coronavirus. "El Gobierno de España no ha hecho sus deberes, ha abdicado de su responsabilidad, y la triste consecuencia" es que a partir del 9 de mayo "va a haber un enorme desconcierto en todas las comunidades autónomas y sus ciudadanos", concluyó el presidente andaluz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento