Blanca Suárez se sincera: "Me llevan preguntando cuándo seré madre desde que tenía 18 años"

La actriz Blanca Suárez.
La actriz Blanca Suárez.
GTRES

A sus 32 años, y tras el parón que supuso el confinamiento por la pandemia, Blanca Suárez no puede estar más centrada en su carrera. Con una familia por las que da "las gracias cada día" y el corazón ocupado (desde que se conocieron en el rodaje de El verano que vivimos sale con el también actor Javier Rey), la actriz lleva un año en el que no ha parado de trabajar casi ni un segundo... y le espera un año con más rodajes todavía (y además siendo la favorita para interpretar a Lady Mariana en la nueva versión de Sandokan que protagonizará el actor turco Can Yaman).

Tal y como ha explicado en una reciente entrevista con la revista Cosmopolitan, Suárez comenzó el pasado verano el rodaje de la serie Jaguar, para Netflix, donde será una superviviente del Holocausto; luego ha terminado el rodaje de la próxima cinta de Álex de la Iglesia, El cuarto pasajero; y "luego, tengo una película en junio, otra en verano y puede que sigamos grabando la segunda temporada de Jaguar hasta Navidad", afirma, dado que la primera entrega llegará a la plataforma en otoño.

En este contexto, la intérprete no ha dudado en abrirse para la publicación: en las fotografías como embajadora de una firma de lencería y baño y en las preguntas como alguien con los pies bastante más en el suelo de lo que alguno que otro puede pensar (no así sus cuatro millones y medio de seguidores en Instagram).

"El problema de exponerte tanto está condicionado por cuánto te inquieta la opinión que van a tener de ti los demás. No es sólo cómo de a gusto me siento conmigo misma sino cómo está educado el ojo del que mira para no juzgarme y encasillarme en determinados patrones físicos. Esto, a quienes recibimos críticas de personas a las que no conocemos, nos condiciona y no me parece justo", comienza reflexionando Suárez.

Explicando que no está "continuamente pendiente" de las habladurías sobre su persona, admite que "sería hipócrita" si dijese que no le importa lo que piensen de ella, aunque al final "la cuestión es qué haces con todas esas opiniones", si bien "dejas que se te queden para siempre en la cabeza o las desechas y pasas página".

Se moja, por tanto y nunca mejor dicho, sobre el físico que se les exige a las mujeres. "Si vas a la playa y sales con celulitis, es comentable. Además, nosotras mismas caemos en subir una story a Instagram y añadirle un filtro que nos ponga buena cara, nos alargue las pestañas...", añade entre risas. "Incluso en algunas revistas he leído: 'Estupenda a sus 40 años'. ¿De verdad esta aportación es relevante?", cuestiona.

La protagonista de series como Las chicas del cable o El internado y Chica Almodóvar quiere creer que en el cine el listón de la belleza femenina está más alto que en el de los hombres porque, continúa, siempre intenta "separar lo que es la interpretación del físico". "Si subo una foto a Instagram en chándal, al día siguiente veo que la revista nosécuantitas ha publicado una noticia: El chándal de Blanca. Y pienso: 'Pero si esto no es noticiable'", argumenta.

Lo importante es...

Por eso mismo, aduce Suárez, prima tanto para ella el interior: "Crecer a nivel personal es esencial para mí. El trabajo va y viene, pero pase lo que pase en tu vida la única persona que va a estar siempre contigo eres tú. Si no estás bien en tu piel, todo se tambalea. Por eso es básico escucharte, respetar lo que sientes y ser consecuente con lo que eres y lo que quieres, no tratar de contentar a los demás continuamente".

Para este fin, la pandemia y el aislamiento le han ayudado, dándose cuenta de que "vivía inmersa en un ritmo que no sé si es sostenible", por lo que ha "bajado las revoluciones". "También he reflexionado sobre lo que realmente necesito, en qué momento estoy. Y he visto que si quieres tener calidad de vida no puedes dedicarte solo al trabajo", deduce.

Y si tienes inseguridades, se trabaja en ellas: "Intento normalizarlas, mejorar lo que pueda, y lo que no, aceptarlo. También ayuda entender que sólo tú eres consciente de ellas, los demás no se dan cuenta. Por eso no hay que darles tanta importancia".

La soledad, por tanto, no es un problema para alguien que ha "asado mucho tiempo viajando o en hoteles sin compañía": "[Estando sola] Me siento bien conmigo misma. De hecho, estoy sola desde que empecé a currar con 18 años. Este está siendo un año de soledad y, a la vez, de selección, porque como no puedes ver a todo el mundo, escoges con quién quedas".

La vida privada, pa' las amigas

Entronca este comentario con la siguiente parte de la entrevista, en la que Blanca Suárez habla de su vida privada, de laque siempre se ha considerado celosa. "Mi vida es mía y yo elijo quién puede participar (y quién no) en ella. Todos tenemos derecho a decidir hasta dónde contamos y qué queremos enseñar. Si tengo un rollete y se lo digo a mis amigas es porque quiero que lo sepan ellas, no toda España, ni que unos señores fotógrafos elijan publicarlo y se entere mi familia", expresa.

Algo, opina ella, que interesa porque "somos cotillas por naturaleza" y porque "todos hemos contado chismes". "El problema", entiende, "es cuando te crees con el derecho a chismorrear sobre la vida de los demás más allá de un límite. Entiendo que cualquier persona pública es susceptible de esto. Lo que resulta extraño es que gente a la que no conoces dedique tanto tiempo a descubrir cosas íntimas sobre ti".

No cree que la gente aún así conozca a la verdadera Blanca Suárez, a la delas distancias cortas, porque ella misma "no la muestra al cien por cien" y su comportamiento "cambia según las circunstancias". "Al final, te revelas tal como eres con tu entorno, y el mío no es muy amplio. Mis compañeros de trabajo me conocen, algunos bien y otros no tanto", agrega.

De hecho, sobre compañeros de trabajo responde. Sobre todo porque, explica la periodista, una amiga suya quiere saber cómo consigue estar con los actores más guapos, pero Blanca explica que "nunca" responderá a esa cuestión en una entrevista, pero que se lo contaría si fuese su mejor amiga. "Aunque yo piense que, por supuesto, mis novios son unos pibones, unos más y otros menos", comenta.

Y ya para acabar, tirando del hilo de sus parejas, el tema dela maternidad. ¿Entra en sus planes? "No creo que sea algo agendable", explica la actriz. "Esta pregunta me la llevan haciendo desde que tenía 18 años y es algo sobre lo que hay que reflexionar, porque a mí me encantaría tener familia, pero es que hay muchas mujeres y hombres que a lo mejor no quieren. Y me sigue pareciendo curioso que la gente se sorprenda cuando una mujer dice que no quiere ser madre. Es algo educacional que arrastramos de forma inconsciente. Pero entre todos lo cambiaremos", finaliza, rotunda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento