Burkina Faso atribuye el asesinato de los reporteros Beriain y Fraile a "terroristas"

El periodismo español llora este martes la pérdida de dos profesionales. La triste noticia llegaba esta mañana, cuando fuentes del Gobierno han confirmado la muerte del navarro David Beriain y el vasco Roberto Fraile, tras sufrir una emboscada en una peligrosa zona de Burkina Faso, donde estaban llevando a cabo un proyecto. Ambos periodistas se encontraban en el estado de África Occidental grabando un documental junto a una ONG cuando el convoy en el que viajaban sufrió el ataque de un grupo armado. Tras no tener noticias de ellos desde el lunes -ni de las otras personas con las que viajaban; un ciudadano burkinés y otro irlandés-, la preocupación iba creciendo por la confirmación por parte de medios locales de que habrían sido secuestrados en el ataque.
Periodistas españoles muertos en un ataque en Burkina Faso, David Beriain y Roberto Fraile.

Los restos de los dos periodistas españoles asesinados tras sufrir el lunes un ataque armado en Burkina Faso, David Beriain y Roberto Fraile, fueron trasladados el martes desde el este del país a la capital, Uagadugú, confirmaron este miércoles fuentes oficiales.

"Los cuerpos regresaron a Uagadugú ayer", a la espera de su repatriación, declaró una fuente del Gobierno burkinés.

El Ministerio de Exteriores de España informó de que los cadáveres de David Beriáin y Roberto Fraile serán repatriados en un vuelo del Ministerio de Defensa español que partirá "en cuanto reciba la autorización de las autoridades".

En el mismo vuelo, Defensa tiene previsto trasladar a España el cuerpo del irlandés asesinado junto a los españoles, el conservacionista Rory Young, cofundador de la ONG Chengeta Wildlife, dedicada a combatir la caza furtiva.

A ese respecto, la fuente oficial burkinesa no divulgó detalles y añadió que "la autoría (del ataque) no ha sido todavía" reconocida por ni atribuida a nadie, si bien el Gobierno de este país de África occidental atribuye el acto violento a "terroristas".

Beriáin y Fraile, especializados en conflictos armados, grababan un documental sobre la caza furtiva y Young les servía de guía, cuando el convoy en el que viajaban fue atacado en la Región del Este por individuos armados que los secuestraron y los mataron.

Burkina Faso soporta ataques yihadistas desde abril de 2015, cuando integrantes de un grupo afiliado a la red Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso en Tambao (norte), que aún sigue desaparecido.

La región más golpeada por los ataques es la de Sahel (norte), aunque la inseguridad se ha ido propagando a provincias limítrofes, y desde el verano de 2018 afecta también al este del país.

Los atentados se atribuyen a menudo al grupo local burkinés Ansarul Islam, a la coalición yihadista del Sahel Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (GSIM) y al Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), que atacan también en Mali y Níger.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento