Asesinan en Burkina Faso a los periodistas David Beriain y Roberto Fraile tras una emboscada a su convoy

David Beriain y Roberto Fraile, periodistas asesinados en Burkina Faso.
David Beriain y Roberto Fraile, periodistas asesinados en Burkina Faso.
ARCHIVO
David Beriain y Roberto Fraile, periodistas asesinados en Burkina Faso.

El periodismo español llora este martes la pérdida de dos profesionales. La triste noticia llegaba esta mañana, cuando fuentes del Gobierno han confirmado la muerte del navarro David Beriain y el vasco Roberto Fraile, tras sufrir una emboscada en una peligrosa zona de Burkina Faso, donde estaban llevando a cabo un proyecto. 

Ambos periodistas se encontraban en el estado de África Occidental grabando un documental junto a una ONG cuando el convoy en el que viajaban sufrió el ataque de un grupo armado. Tras no tener noticias de ellos desde el lunes -ni de las otras personas con las que viajaban; un ciudadano burkinés y otro irlandés-, la preocupación iba creciendo por la confirmación por parte de medios locales de que habrían sido secuestrados en el ataque.

Finalmente, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, confirmaba el peor de los pronósticos. Los cuerpos de ambos periodistas habrían sido hallados en la zona del sureste del país donde se perpetró la emboscada. 

"Sobre las tres de la tarde (de este lunes) se perdió el contacto con un grupo de personas, alrededor de cuarenta, que se encontraban en un parque natural en la frontera entre Burkina Faso y Benín", ha explicado la ministra, detallando que los profesionales estaban sumidos en la elaboración de un documental sobre los operativos contra la caza furtiva. 

Beriain y Fraile priorizaron la necesidad de explicar lo que consideraban urgente por encima de su propia seguridad y se adentraron en una de las zonas más peligrosas del país; "campo de operación habitual de grupos terroristas y furtivos y de grupos yihadistas", según Laya. 

Mapa de Burkina Faso, donde fueron secuestrados los españoles.
Mapa de Burkina Faso, donde fueron secuestrados los españoles.
CARLOS GAMEZ

Tres heridos y cuatro desaparecidos

Pocas horas después de conocerse el asesinato de los periodistas, el Gobierno de Burkina Faso ha atribuido el ataque a grupos "terroristas", que habrían asaltado la patrulla mixta de la unidad contra la caza furtiva- en la que estaban empotrados los dos periodistas- en la provincia de Kompienga, al sureste del país.  No confirman todavía la identidad de los secuestradores que, según el portavoz del Ejecutivo, Ousséni Tamboura, "no ha sido claramente establecida". 

Además, de momento mantienen que el "balance humano" del incidente es "tres heridos y cuatro desaparecidos, incluidos los tres expatriados (los dos periodistas españoles y el irlandés) y un burkinés". Siguen incluyéndolos como desaparecidos, por tanto, a las víctimas cuya muerte ha sido confirmada esta mañana por fuentes del gobierno español; aunque señalan que hay "imágenes de los cuerpos sin vida de tres expatriados aún no identificados formalmente circulando en las redes sociales".

El ataque, perpetrado cerca de la localidad de Pama, capital de la provincia, se saldó además con el robo de armamento y equipamiento por parte de los asaltantes. Entre el material se encuentran dos ametralladoras montadas sobre vehículo, un dron, doce motocicletas y receptores de frecuencia.

Escalada de violencia en el país

La violencia en el este y norte del país ha ido en aumento en los últimos años, en los que los ataques de grupos yihadistas -de la rama de Al Qaeda en el Sahel, el Grupo para el Apoyo del Islam y los Musulmanes (JNIM), y Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS)- que se han ido expandiendo a provincias limítrofes, causando incluso una crisis de desplazados. 

Ante esta situación, el primer ministro de Burkina Faso, Christophe Dabiré, abrió a principios de febrero la puerta a un posible proceso de diálogo con los terroristas. "No decimos que Burkina Faso esté en contra de las negociaciones con los terroristas", afirmó en un discurso ante el Parlamento.

'Morir para contar'

Los dos periodistas españoles, nativos de Pamplona y de Baracaldo, trabajaban en un documental de denuncia de la caza furtiva. No era la primera vez que trabajaban juntos, pues ambos participaron en 2017 en 'Morir para contar', un documental que retrataba las secuelas que ha dejado en grandes reporteros de guerra tras trabajar en zonas de conflicto. 

David Beriain (Artajona, 1977) trabajó como corresponsal cubriendo conflictos en Irak, Afganistán, Sudán, Libia y Congo. Además, antes de sumergirse en este último viaje, el periodista rodó una serie de documentales para DMAX, 'Clandestino', en el que revelaba los mayores secretos de las organizaciones criminales más peligrosas del planeta. 

Roberto Fraile, nacido en Barakaldo, pero residente en Salamanca desde hace más de 25 años, ha fallecido a los 47 años. El que fue cámara de Televisión Castilla y León en Salamanca se había trasladado al país africano hace escasas semanas, después de haber regresado a la capital salmantina antes de la pandemia. 

En los últimos años se trasladaba, con frecuencia, a rodar documentales a países como Colombia, Brasil y ahora Burkina Faso, junto a la otra víctima de este terrible ataque, su compañero de profesión David Beriáin. 

Periodistas fallecidos en conflicto

Con Beriáin y Fraile se alcanza la cifra de doce reporteros españoles asesinados desde 1980 en conflictos: Luis Espinal, el 22 de marzo de 1980; Juan Antonio Rodríguez, el 22 de diciembre de 1989; Jordi Pujol Puente, el 17 de mayo de 1992; Luis Valtueña, el 18 de enero de 1997; Miguel Gil Moreno, el 24 de mayo de 2000; Julio Fuentes, el 19 de noviembre de 2001; José Luis Percebal, el 11 de febrero de 2002; Julio Anguita Parrado, el 7 de abril de 2003; José Couso, el 8 de abril de 2003, y Ricardo Ortega, el 7 de marzo de 2004.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento