El alegato de un grupo de bailarines con síndrome de Down emociona a Miguel Ángel Muñoz: "La danza es sentimiento"

Verdini Dantza Taldea, en 'The Dancer'.
Verdini Dantza Taldea, en 'The Dancer'.
La 1

La 1 de Televisión Española ha emitido en el prime time de este lunes las cuartas audiciones de The Dancer. Y si la entrega anterior estuvo repleta de momentos de nostalgia y de mirar al pasado tanto por parte de los capitanes como de los propios bailarines, en esta ocasión si prevaleció algo fue la emoción. 

Una de las actuaciones fue la de Verdini Dantza Taldea, una escuela de jóvenes con síndrome de Down que llegó con un contundente mensaje: "Cualquier persona puede bailar. La danza no es solo estética, es emoción, expresividad y vida", dijo la directora del grupo, Isabel Verdini.

Sin embargo, eso no quita que los inicios del grupo fueran complicados, tal y como recordó ella misma. Y es que, se encontró con muros al ser la primera que tuvo que llamar a puertas con esa idea, cuando muchos les derivaban a "bienestar social", infravalorando las dotes artísticas del equipo procedente de San Sebastián.

"Nadie creía que mi compañía, que tiene ahora 15 personas, iba a subirse a un escenario para bailar, las cosas ahora han cambiado", dijo Verdini. Además, contó que la idea viene de una promesa que le hizo a su hermana, según la cual su sobrina, con síndrome de Down, podría bailar igual que ella. De sus bailarines, la responsable quiso destacar tres características nada desdeñables, y es que son "muy generosos", "todo corazón" y le enseñan cosas nuevas cada día. 

La emoción de los capitanes

Tras la actuación de los jóvenes, Isabel y las demás profesoras tuvieron un regalo para cada uno de sus alumnos: una rosa. Después, Rafa Méndez pidió a todo el público que se pusiera en pie ante su talento, generando una gran ovación para el proyecto.

"Los bailarines podéis estar muy orgullosos y tú, Isabel, no me puedo ni imaginar lo completa y lo feliz que te sientes de haber llevado esto adelante. Esto no solo es danza, es amor, es ilusión, y que hayas venido con esta propuesta a demostrar que todo el mundo puede hacer cosas tan bonitas como esta es brutal", dijo Lola Índigo. 

Pero el más emocionado fue el protagonista de Un paso adelante, Miguel Ángel Muñoz. Este rompió a llorar y tanto los otros dos capitanes como el presentador, Ion Aramendi, le consolaron con cariño y un cálido abrazo grupal. "Me ha tocado", declaró el bailarín una vez pudo hablar. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento