Cinco alternativas naturales a la lejía para desinfectar la casa

Lógicamente también son necesarios productos para la casa, tanto artículos de limpieza como de cuidado personal como geles, champús o jabones.
Existen alternativas par no limpiar la casa con lejía.
Pixabay/congerdesign

Es muy común hoy en día emplear lejía y otros productos químicos de limpieza específicos para el hogar o, incluso, para cada estancia. Sin embargo, existen remedios caseros y naturales que pueden ser igual de eficaces a la hora de desinfectar y limpiar nuestro hogar. 

Estas alternativas naturales y caseras a la hora de hacer la limpieza son mucho más respetuosas con el medio ambiente y, además, ofrecen muy buenos resultados en la desinfección, tal y como indica la Organización de Consumidores y Usuarios.

Alternativas naturales para no usar lejía

Uno de las opciones más recomendadas por la OCU es el vinagre blanco, que además de respetar el medio ambiente, ofrece muy buenos resultados, sobre todo, en la limpieza del baño. Esto es gracias a su ácido, capaz de matar las bacterias. Eso sí, no hay que confundirlo con el vinagre de vino blanco. Además, se puede usar solo para manchas o superficies concretas o aplicarlo diluido con agua para una limpieza general. 

Otra de las alternativas a la lejía es el bicarbonato, que también es más respetuoso con el medio ambiente. Aunque la OCU lo recomienda del mismo modo, apuntan a que en el baño los resultados obtenidos son peores que los de la lejía.

Los cítricos son usados en muchos productos de limpieza. De hecho, el limón es otra de las alternativas para limpiar el hogar sin recurrir a la lejía. Posee propiedades antibacterianas y deja un agradable olor en las superficies. Así, solamente es necesario mezclar su jugo con un poco de agua caliente. Se le puede añadir un poco de jabón.

Como desinfectante natural actúa también el agua oxigenada, que no es la que se obtiene en la farmacia, sino otras que se pueden adquirir en tiendas especializadas y que están mucho más concentradas. Además de acabar con la suciedad y bacterias, le agua oxigenada es un buen blanqueador.

Por último, se puede utilizar el aceite de árbol de té, un aceite esencial y natural que, aunque se suele utilizar en el ámbito de la salud y los cosméticos, posee propiedades antibacterianas que también es perfecta para limpiar el hogar. Basta con mezclar un poco del aceite con agua y aplicarlo sobre un paño para limpiar superficies de todo tipo. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento