El juez rechaza reforzar las medidas cautelares del principal imputado por espiar a Julian Assange

Julian Assange, fundador de Wikileaks , en una imagen de archivo de 2017.
Julian Assange, fundador de Wikileaks , en una imagen de archivo de 2017.
EFE

El juez de la Audiencia Nacional que investiga un supuesto espionaje al fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha rechazado reforzar las medidas cautelares del principal imputado, tras ser interceptado el mes pasado en la frontera con Portugal, si bien ha remitido el caso al juzgado competente para que lo investigue.

Fuentes jurídicas han informado de que el magistrado Santiago Pedraz ha acordado deducir testimonio contra David Morales por un presunto delito de quebrantamiento de condena al ser interceptado a principios de marzo por las autoridades policiales lusas en la frontera, cuando sobre él pesa la prohibición de salir del país.

Morales ha negado ante el juez que intentase huir de España y ha justificado que sólo acompañaba a dos clientes al puesto fronterizo situado en la localidad onubense de Ayamonte y que, cuando las autoridades comprobaron sus medidas cautelares y le advirtieron que no podía pasar a Portugal, se dio media vuelta.

Pese a esta explicación, la Fiscalía ha solicitado que se refuerce la periodicidad de sus medidas cautelares convirtiendo en semanales sus comparecencias obligatorias ante el juzgado, en lugar de mensuales, mientras que la acusación que ejerce Assange ha pedido prisión provisional.

El juez, sin embargo, ha rechazado ambas peticiones y ha decidido mantener las cautelares como están, pero sí que ha acordado deducir testimonio al juzgado de instrucción competente por si hubo o no un quebrantamiento de condena, indican las fuentes consultadas.

Morales, dueño de la empresa UC Global, que estuvo a cargo de la seguridad de la embajada de Ecuador en Londres entre 2015 y 2018, está investigado ante los indicios de que habría grabado reuniones personales de Assange para después transferir presuntamente la información, e incluso de que ordenó que se tomaran las huellas dactilares del activista. Un presunto espionaje que se investiga si también alcanzó al expresidente de Ecuador Rafael Correa.

Este lunes estaba citado en el marco de una querella presentada por una periodista y que se investiga en una pieza separada del procedimiento, donde se indaga si desde la empresa de seguridad se fotografiaron sus dispositivos móviles cuando visitó a Assange.

Tanto Morales como otro empleado de la empresa contra el que se querelló han negado estar al frente de ese supuesto espionaje o conocer que se hiciesen dichas fotografías.

Han señalado que, en todo caso, esa información debería haber sido destruida por un antiguo trabajador que figura en la causa como testigo protegido y cuyo testimonio Morales siempre ha puesto en duda, y han sembrado sospechas sobre él al decir que en una ocasión les dijo que los datos de la embajada podían valer mucho dinero, apuntan las fuentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento