Tanta Europa
Tanta Europa

Qué vale más, estar vacunado o llegar de un país con mucho contagio: la próxima lucha en la UE sobre el 'pasaporte Covid'

FUNCIONAMIENTO DEL AEROPUERTO DE MADRID-BARAJAS EL TERCER DÍA DE CONTROLES A PASAJEROS
FUNCIONAMIENTO DEL AEROPUERTO DE MADRID-BARAJAS EL TERCER DÍA DE CONTROLES A PASAJEROS
Oscar J. Barroso / Europa Press

¿Qué debe prevalecer para que este verano se pueda volver a viajar dentro de la UE, que un ciudadano europeo tenga un documento que certifique que está vacunado, tiene anticuerpos Covid o una PCR negativa o que proceda de un país con un elevado número de contagios? Esta es la pregunta que los gobiernos europeos y la Eurocámara tienen mes y medio para responder en la negociación que empezará a partir de la semana que viene para ultimar el funcionamiento del certificado verde digital, el 'pasaporte Covid', que en teoría debería permitir a los europeos moverse libremente por la UE a partir de final de junio

La Eurocámara llegará a la negociación con el firme propósito de eliminar la posibilidad que se han atribuido los Estados miembros de imponer restricciones adicionales a la llegada de ciudadanos de otros países si así lo requiere la situación epidemiológica. Si esto fuera así, un país determinado podría imponer cuarentena a los visitantes, aunque tengan el certificado que acredite que están vacunados contra la Covid, que tienen anticuerpos por haberla pasado hace poco tiempo o que, en su defecto, tienen una PCR reciente con resultado negativo.

Estas cuarentenas u otras restricciones podrían determinarse en función del color que tenga el país de procedencia de los viajeros y, por ejemplo, se impondrían si es rojo, que indica el peor nivel de incidencia del virus según el 'semáforo' acordado en la UE que elabora el Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC por sus siglas en inglés).

En este escenario, el Parlamento Europeo afronta la negociación con los gobiernos nacionales -en el Consejo de la UE- con la idea clara de que no puede haber más restricciones para quienes este verano tengan el 'pasaporte Covid'. Según ha admitido el ponente de la posición común del Parlamento Europeo, el socialista español Juan Fernando López Aguilar, la prohibición de que haya restricciones adicionales es la cuestión que "probablemente" más dificultades suscitará para que Eurocámara y Consejo lleguen a un acuerdo sobre un certificado que España cuenta con que empiece a funcionar a finales de junio.

"El certificado [el 'pasaporte Covid'] solo es entendible si hay un consenso para levantar las restricciones. La posición del Parlamento Europeo es dejar claro que los Estados miembros no estarán autorizados a más restricciones a la entrada", ha reiterado la eurodiputada liberal holandesa Sophia In'T Veld, una de las coponentes de la posición negociadora del Parlamento Europeo.

El Pleno la aprobará este miércoles y a partir de entonces empezará la negociación "a cara de perro", según decía hace unos días López Aguilar, con el Consejo, para acordar el reglamento del 'pasaporte Covid'.

La Eurocámara insiste en otras cuestiones, como que las PCR que se exijan para viajar este verano sean gratuitas, pero en lo que hace frente común de cara a los Estados miembros es en que no haya restricciones unilaterales y que aportar uno de los tres documentos que se exigirán para el 'pasaporte Covid' sea el único requisito para que un europeo pueda viajar a otro país de la UE sin otros impedimentos, Así lo han reiterado este miércoles desde Bruselas los responsables de la posición negociadora de la Eurocámara, que afirman que imponer otras restricciones haría que el 'pasaporte Covid' no tuviera sentido y eternizaría el 'patchwork' de 27 regulaciones nacionales que han existido desde que empezó la pandemia.

"Lo más importante para el Parlamento Europeo es que tengamos coherencia", ha reclamado el eurodiputado holandés del PPE, Jeroen Lenaers. 

La Eurocámara sí reconoce que si en un Estado miembros hay restricciones que tienen que cumplir sus nacionales, que también tengan que hacerlo quienes vienen de otros países de la UE. Aplicado a España en la actualidad, por ejemplo, tendrían que observar el mismo toque de queda y las mismas limitaciones para viajar o en las reuniones sociales. Pero no admite que el 'pasaporte Covid' pueda quedar en agua de borrajas en un país que decide que, por ejemplo, vacunado no es suficiente y que la persona que llegue tendrá que cumplir otras restricciones, quizá por venir de un país con una alta incidencia del virus, colorado en rojo o en naranja en el 'semáforo' del ECDC, la situación en la que ha estado buena parte de España durante la pandemia.

Zona roja

"Estamos hablando de zonas de colores [según la incidencia del virus en países y regiones europeos] pero quienes llegan de zonas rojas no están infectados", ha apuntado In'T Veld para oponerse a que una persona vacunada, con anticuerpos o una PCR negativa no pueda entrar a otro país por la situación epidemiológica del suyo.

"Estamos desesperados por el libre movimiento, como un derecho fundamental pero también por razones sociales y económicas", ha añadido López Aguilar, que ha puesto el ejemplo del turismo y de España en concreto. Este sector, ha dicho, es el 10% del PIB europeo y en España alcanza el 13%, no digamos ya en Canarias, donde es el 36% de su riqueza.

Por tanto, que la gente no pueda moverse entre países supone una "catástrofe que no tiene comparación", con consecuencias en el desempleo, el aumento de las desigualdades y también de la "falta de confianza" que puede generarse entre los europeos si ven que su 'pasaporte Covid' puede frenarse porque el país donde quieren pasar sus vacaciones este verano les exige restricciones adicionales. "Si imponen medidas unilaterales provocan una acción-reacción muy negativa quién va a reservar un vuelo si piensa que en el último momento no van a poder entrar?", ha enfatizado López Aguilar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento