Depósito de locomotoras
Depósito de locomotoras PABLO ELÍAS

El viejo depósito de locomotoras, uno de los edificios más desconocido y a la vez más singular de la ciudad, se convertirá en una gran biblioteca de 5.000 metros cuadrados, la más grande de la ciudad, según anunció ayer el alcalde, Javier León de la Riva.

«Cuando se rehabilita un edificio hay que buscarle una utilidad, porque si no se deteriora muy rápido», explicó. «Será la décima biblioteca municipal y se convertirá en el edificio cabecera de la red», continuó (aparte de las bibliotecas hay numerosos puntos de préstamos de libros).

Aunque aún es pronto para dar muchos detalles, lo que si se sabe es que habrá salas de lectura, videoteca, infoteca, hemeroteca, fonoteca y «salas para conferencias y reuniones».

El futuro centro contará con más de 60.000 volúmenes de fondo bibliográfico, será gestionado por el Ayuntamiento y el alcalde espera que el Estado y la Junta colaboren en su financiación.

Del diseño de la rehabilitación se encargará el arquitecto Primitivo González, que en su día ya remodeló el archivo municipal de San Agustín. «Me ha gustado lo de la biblioteca. De hecho, yo ya había pensado en ello», subrayó.

El antiguo edificio de locomotoras se encuentra bastante deteriorado, y primero hay que analizar qué es lo que merece la pena respetar. «Lo más importante es el intercambiador original de ladrillo cara vista. Luego hay un añadido posterior de hormigón que parece que tiene aluminosis. También queremos conservar un edificio donde dormían los maquinistas y otro más pequeño, también de ladrillo rojo, que podría ser una casa de atención al ciudadano». Asimismo, se conservarán dos de los cuatro antiguos depósitos de agua que hay.

Un símbolo del ferrocarril

El depósito de locomotoras es un emblema del patrimonio ferroviario de Valladolid. Se trata del único garaje de máquinas propulsadas a vapor con forma de herradura que se mantiene en toda Europa.

Diseñado en 1863 por el ingeniero francés Théophile Luc Ricour, estuvo en activo hasta mediados de la década de los sesenta, y hasta que llegó el declive de la tracción a vapor fue uno de los depósitos más importantes de España al tener asignadas hasta 110 locomotoras.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID