Más Madrid y Unidas Podemos no asistirán a más debates con Vox y Casado condena las amenazas

El candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha abandonado este viernes el debate electoral en la Cadena Ser, al no conseguir que Rocío Monasterio, la candidata de Vox, se retractara de haber puesto en duda el envío de balas a varios miembros del Gobierno y condenara sin paliativos las amenazas de muerte.
El candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha abandonado este viernes el debate electoral en la Cadena Ser.

El debate de la Cadena Ser entre los candidatos a la Comunidad de Madrid para las próximas elecciones ha sido especialmente tenso, hasta tal punto que ha provocado el final prematuro del mismo

El episodio más polémico ha sido el rifirrafe entre el candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, y Rocío Monasterio, la candidata por Vox, al no conseguir el primero que Monasterio se retractara de haber puesto en duda el envío de balas a varios miembros del Gobierno.

Las reacciones de políticos y partidos no se han hecho esperar. Algunos como Vox se han regodeado de la situación creada y de la marcha del debate por parte de Iglesias -y posteriormente la candidata de Más Madrid, Mónica García, y el socialista Ángel Gabilondo. Otros, se han apresurado en mostrar su repulsa ante lo sucedido y condenar las amenazas dirigidas al líder de Podemos y otros miembros del Gobierno.

Varios participantes del debate como Mónica García, de Más Madrid, que también tuvo un enfrentamiento con Monasterio, ha querido expresar en su cuenta de Twitter que con "ultraderecha es incompatible con la democracia". Además, García ha anunciado que su partido no participará en más debates con Vox (como tampoco lo hará Unidas Podemos): "No se dan las condiciones para celebrar más debates".

La candidata de Más Madrid ha apuntado que le gustaría que, en los diez días que restan de campaña, los partidos de izquierda "fueran capaces de apartar a la ultraderecha de Monasterio del debate político", para que haya un debate político "rico y muy necesario", en el que hasta ahora la ultraderecha ha demostrado "que solo sabe hacer política del odio".

En la misma línea se ha manifestado en Twitter el líder de Más País, Íñigo Errejón, quien cree que "no hay condiciones para debatir así" y ha llamado a no participar en "más 'shows' regalados a la extrema derecha: "este ha sido el último; a barrerlos en las urnas".

Unidas Podemos también ha anunciado que no volverá a debatir con Vox durante esta campaña electoral, según ha anunciado Iglesias ante los medios; y ha celebrado que los candidatos del PSOE y de Más Madrid, Ángel Gabilondo y Mónica García, respectivamente, se hayan sumado a su protesta después.

Su excompañera de Gobierno, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha querido mostrar su apoyo al candidato de Unidas Podemos, recalcando que "no se pueden tolerar ni normalizar amenazas, ni violencia verbal en el debate político".

Otro candidato que ha querido expresar su repulsa ha sido Edmundo Bal, candidato de Ciudadanos, que ha dicho que "los extremos se retroalimentan y buscan convertir la política española en esto. En un lugar irrespirable donde a quien discrepa se le insulta y señala. No quiero este Madrid ni esta España. Frente al guerracivilismo, Constitución de 1978, unión y concordia", ha aseverado, anunciando que él sí asistirá a "todos los debates" aunque se "quede solo" porque hay que presentar propuestas a los madrileños.

Otros partidos fuera de la esfera madrileña, como es el caso del PNV han "denunciado" públicamente "el clima de odio, intolerancia y crispación que está sembrando VOX".

Desde Barcelona, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau ha acusado a Vox del abandono de Iglesias del debate y ha dicho que "es el momento de la unidad y la movilización de todos los demócratas frente a la extrema derecha". "Lo que ha provocado hoy Vox es grave: una persona amenazada de muerte ha tenido que marcharse de un debate político", ha escrito en Telegram.

El PP tuitea "Iglesias, cierra al salir" y  luego lo borra

En un mensaje en su perfil de Twitter, el PP de la Comunidad de Madrid ha tuiteado "Iglesias, cierra al salir", aunque pocos minutos después se ha retractado y ha borrado el tuit. 

Mensaje que ha sido aprovechado por sus adversarios políticos, quienes no han dudado en publicar la captura de pantalla del mismo, con la misma frase que Vox también había compartido en su perfil. Así, el PSOE ha expresado en su cuenta que "en democracia esto es inaceptable".

Pese a ello, tanto Pablo Casado como Isabel Díaz Ayuso, candidata popular, han querido recordar que condenan las amenazas recibidas por Iglesias y Marlaska. Casado ha dicho ante los medios que lo hace sin matices y que es "absolutamente inadmisible" que ocurra esto y pide a la Fiscalía que investiguen la procedencia de esa cartas.

En un texto más escueto, pero en el mismo sentido, la presidenta de la Comunidad de Madrid -que se encontraba en un acto con los reyes en el momento de la polémica-  ha escrito que, "sin ninguna duda" y "como ha hecho siempre", condena este tipo de amenazas.

También desde el PP, el alcalde madrileño José Luis Martínez-Almeida, ha acusado a Iglesias de "hipocresía" por no haber negado anteriormente otros ataques. "Me extraña que Pablo Iglesias se haya levantado de esa mesa, porque Vox haya hecho exactamente lo mismo que hace él. Vox en este episodio ha hecho lo mismo que hace Podemos: negarlo cuando no le parece que sea conveniente condenar la violencia", ha afirmado Almeida.

A excepción del tuit borrado por el PP y los mensajes de apoyo a Monasterio por parte de su partido, los partidos políticos han mostrado su unanimidad a la hora de expresar su apoyo a Iglesias y condenar las amenazas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento