23 preguntas que puedes hacerle a una persona mayor para mejorar su salud emocional y social

Dos ancianos en una imagen de archivo.
Dos ancianos en una imagen de archivo.
SERVIMEDIA

Hacer ciertas preguntas es una forma de mostrar interés, preocupación y afecto por las personas, por lo que puede ser un primer paso para mejorar la salud emocional y social de las personas, sobre todo, de las personas mayores, uno de los grupos más vulnerables.

De hecho, la pandemia de la covid-19 ha afectado a este grupo de población con mayor intensidad, afectando a su salud física, emocional y social, así como aumentando el edadismo, es decir, la forma en la que la Organización Mundial de la Salud define la discriminación por edad. 

Por ello, desde la web del Gobierno de Navarra han impulsado la campaña Pregúntame, del Instituto de Salud Pública y Laboral, una iniciativa que aboga por unas relaciones familiares y sociales con las personas mayores que primen el interés y el respeto.

Preguntas para hacer a las personas mayores

Preguntas relacionadas con el estado físico y emocional de la persona demuestran interés, por lo que la otra persona se sentirá especialmente querida, con el sentimiento de que lo que piensa, lo que hace o lo que le sucede le importa a los demás.

¿Cómo estás llevando la pandemia? 

Durante la pandemia, hay personas mayores que se han aislado más que otras, viendo algunas reducidos a cero sus contactos sociales. Así, dedicar un rato a hablar con ellos sobre cómo lo están llevando les puede ayudar. Les puedes preguntar:

  • ¿Qué tal estás?
  • ¿Has visto a tus amigas y amigos?
  • ¿Cómo están tus hijos? ¿Y tus nietas?
  • ¿Te sientes acompañado/a?
¿Qué tienes hoy para comer?

Una pregunta tan simple como esta puede dar a conocer información sobre si la persona está llevando a cabo buenos hábitos de alimentación, ya que durante la pandemia han aumentado las dificultades de acceso a los bienes debido al confinamiento, los aislamientos, las cuarentenas, el miedo a salir, los problemas económicos... También se les puede plantear: 

  • ¿Qué has preparado hoy para comer?
  • ¿Has probado alguna receta nueva?
  • ¿Cómo vas de apetito?
  • ¿Necesitas algo del súper o de la tienda de abajo?
¿Estás saliendo a pasear?

Esta otra pregunta está relacionada con el estado físico, ya que la pandemia ha reducido la movilidad y eso puede traducirse en pérdida de fuerza y equilibrio, un aumento de caídas... Puedes preguntarle:

  • ¿Estás haciendo ejercicio?
  • ¿Has salido a dar un paseo?
  • ¿Tienes algún plan para hoy?
  • ¿Qué te gusta hacer en esta época del año?
¿Cómo te sientes?

Esta es otra pregunta muy sencilla, pero que puede dar lugar a conocer más a fondo el estado anímico de una persona, ya que la incertidumbre de la situación ha generado ansiedad, estrés, miedo, sentimiento de soledad… Así, en lugar de decirles que no estén tristes, les puedes preguntar…

  • ¿Cómo te sientes?
  • ¿Cómo te ha ido el día?
  • ¿Cómo llevas las restricciones por el coronavirus?
  • ¿Echas en falta unos abrazos?
¿Cómo estás de salud?

Esta situación también ha afectado a la salud de personas que ya tenían alguna enfermedad. Además, también hay personas que se encuentran bien y cuidan de otras personas mayores. Por ello, si hablas de este tema con una persona mayor, es clave que le preguntes…

  • ¿Tienes alguna consulta pendiente en el centro de salud?
  • ¿Te han llamado para la vacuna?
  • ¿Estás tomando la medicación que te han recetado?
  • ¿Necesitas un respiro, más tiempo para ti?
¿Necesitas que te eche una mano?

Aunque las personas mayores han demostrado que solucionan muchas de las labores del hogar por sí mismas, pueden necesitar tu ayuda y no la piden por no sentir que molestan a los demás. Así, se les puede preguntar: 

  • ¿Necesitas que te eche una mano?
  • ¿Se ha estropeado algo en casa?
  • ¿Tienes los teléfonos para emergencias?
Mostrar comentarios

Códigos Descuento