Arnold Schwarzenegger.
El gobernador de California Arnold Schwarzenegger. EFE

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, se ha mostrado dispuesto a debatir la propuesta de legalizar y poner un impuesto a la marihuana, lo que a juicio de algunos podría dar una nueva y lucrativa fuente de ingresos para el estado.

El Gobernador republicano, cuyo mandato culmina a finales del próximo año, fue consultado respecto a la idea de tratar a la marihuana como al alcohol durante una reunión. "No, no creo que sea el momento para ello, pero creo que es hora de un debate", sostuvo el Gobernador.

Deberíamos estudiar cuidadosamente lo que otros países que han legalizado la marihuana y otras drogas están haciendo

"Pienso que deberíamos estudiar cuidadosamente lo que otros países que han legalizado la marihuana y otras drogas están haciendo, qué efectos han tenido en esas naciones y si están felices con esa decisión", añadió.

El otrora actor de Hollywood, quien admitió haber fumado marihuana en el pasado, citó a su Austria natal como un país donde "quieren deshacer algunas de las decisiones que fueron hechas en países europeos", explicó.

Decisión meditada

Schwarzenegger dijo que la decisión de legalizar la marihuana, que ha estado prohibida en Estados Unidos desde 1937, no debiera tomarse únicamente basándose en el aumento de los ingresos.

Los comentarios del gobernador surgen días después de que una encuesta estatal revelara que un 56% de los votantes en California apoyan la idea de legalizar la venta de la cannabis para su uso recreativo y establecer impuesto a la recaudación.

Un político demócrata ha propuesto permitir la venta gravada de marihuana a los mayores de 21 años
Una propuesta presentada al Congreso estatal por el legislador Tom Ammiano, un demócrata de San Francisco, permitiría la venta de marihuana con impuestos a los adultos, mientras que se prohíbe la venta o la posesión a cualquiera menor de 21 años.

Ammiano ha dicho que su propuesta podría generar ingresos superiores a los 1.300 millones de dólares en impuestos para el estado, que afronta multimillonarias pérdidas presupuestarias.

California, el estado más poblado del país, fue el primero en aprobar el uso de la marihuana para uso medicinal en 1996, colocando al estado en aprietos con la ley federal.