Las negociaciones para investir a Aragonès siguen estancadas a un mes de finalizar el plazo para repetir elecciones

El vicepresident en funciones, Pere Aragonès, coincide este martes con el secretario general de Junts, Jordi Sànchez.
El vicepresidente del Govern y candidato de ERC, Pere Aragonès, con el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez.
ACN

Este lunes se cumple un mes del pleno de investidura fallido del candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès. Después de llegar a un acuerdo con la CUP, el republicano solo necesitaba los votos a favor de Junts per Catalunya (JxCat), pero estos eligieron la abstención. 30 días después, continúa sin haber acuerdo entre los dos grupos independentistas. Mientras, el reloj sigue en marcha. Si el 26 de mayo no hay ‘president’, Cataluña volverá a las urnas.

A ERC le corre prisa. A JxCat, ninguna. Los republicanos urgen un acuerdo antes del 1 de mayo, mientras los post convergentes prefieren tomarse su tiempo para asegurarse de que el diseño del nuevo Ejecutivo catalán les convence. Algo nuevo para ellos, ya que el 14-F les hizo abandonar su categoría de partido independentista con más representación en el Parlament.

El viernes, la número uno de Junts y presidenta del Parlament, Laura Borràs, dijo que hay que priorizar un Govern "fuerte" antes que uno "de prisa" que pueda generar "turbulencias". Como respuesta, Aragonès aseguró que este gobierno fuerte que piden ya se puede constituir "antes de que termine el mes de abril", pero todo apunta a que esto no ocurrirá.

Un mes para volver a elecciones

Como Pere Aragonès no consiguió suficientes votos en el pleno de investidura del pasado 26 de marzo, ese día se abrió un período de dos meses para que los grupos continúen negociando, tal y como establece la Ley de la Presidencia de la Generalitat y del Govern. Este plazo finaliza el próximo 26 de mayo. Si para entonces tampoco se ha conseguido investir a ningún 'president', el Parlament se disolverá automáticamente y se convocarán unas nuevas elecciones autonómicas para al cabo de 54 días. Es decir, para el 19 de julio.

Este sería un escenario poco deseable por la complejidad de la situación de pandemia que atraviesa el país. La Covid-19 hace que el coste de repetir unas elecciones sea muy alto. Esto supone un incentivo extra para que los grupos lleguen a un acuerdo que evite otros comicios este año.

Sobre este asunto, la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó (JxCat), ha opinado que Cataluña "no está en un escenario de repetición electoral", pero también ha insistido en que el futuro acuerdo tiene que incluir a JxCat en el futuro Ejecutivo catalán. 

Junts no lo pone fácil

En los últimos días, ERC y Junts han mantenido diversas reuniones para negociar un posible acuerdo. Aragonès les trasladó un documento con una propuesta global para lograr un acuerdo de Govern, que incluye la estrategia independentista, el programa del Ejecutivo y la arquitectura del nuevo Govern, sin entrar a detallar qué departamentos debe dirigir cada partido, según fuentes de la formación.

En él, los republicanos defenderían que es necesaria también una reestructuración del Ejecutivo catalán, y proponen crear tres nuevos 'departaments': uno de feminismos, otro de acción climática y otro de investigación y universidades.

Aragonès propone crear tres nuevos 'departaments': uno de feminismos, otro de acción climática y otro de investigación y universidades

No obstante, JxCat ya advirtió al inicio de las negociaciones que su apoyo no sería fácil y que, a diferencia de la legislatura anterior, quieren que el pacto esté bien sellado y que el acuerdo sea amplio. 

Por tu parte, Aragonès no quiere esperar y ha aseverado en una entrevista al diario 'Ara' que "si el 1 de mayo no hay acuerdo, tendremos que explorar otras vías alternativas con Junts para que pueda haber un gobierno independentista y no nos veamos forzados a una repetición electoral que deberíamos evitar".

Los motivos del estancamiento

Salvaguardar el papel de Carles Puigdemont es uno de los puntos innegociables para llegar a un entendimiento. Consideran que Puigdemont trabaja duro en Bruselas y que desde Waterloo ha conseguido la "internacionalización del conflicto político catalán"; pero creen que, si no se le da un papel relevante, poco a poco irá perdiendo peso y protagonismo en la vida política catalana y la formación se quedaría sin líder.

Así mismo, según fuentes cercanas a la negociación, JxCat ve fundamental que el Consell per la República (CxR) tenga un papel activo. En contraste, Aragonès asevera que no renunciará a sus responsabilidades e insiste en que el CxR no puede tener más poder de decisión que el propio Govern.

JxCat reclama salvaguardiar el papel de Puigdemont y del Consell per la República (CxR), entre otras condiciones

Otros de los puntos claves que están aún por cerrar es el reparto de cargos. JxCat considera que les corresponde una vicepresidencia, o incluso se plantea recuperar la figura del 'Conseller en Cap' como figura que ejerza de contrapeso al presidente de la Generalitat. 

Así mismo, Junts también aspira a cargos como la presidencia de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), la dirección de TV3 y la jefatura de informativos de la televisión pública catalana. Por otro lado, los grupos soberanistas ven necesario acordar un 'plan B' en caso de que fracase la mesa de diálogo con el Gobierno de España sobre la cuestión catalana.

Contactos con Puigdemont y Sànchez

Para desencallar la investidura, Pere Aragonès ha mantenido en los útlimos días contactos con el expresidente de la Generalitat y líder de Junts, Carles Puigdemont, y con el secretario general de esta formación, Jordi Sànchez.

El candidato republicano explicó que con Puigdemont habló en "una conversación cordial y aclaratoria", y que mantiene un contacto constante con Sànchez, que forma parte del equipo negociador de Junts.

A pesar de las dificultades, el dirigente republicano se ha mostrado optimista y ha asegurado que todas las diferencias entre ERC y Junts son "salvables". No obstante, también ha advertido de que, a su juicio, sería una "irresponsabilidad" alargar el proceso hasta agotar el plazo para su investidura, tal y como podrían estar planeando los post convergentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento