8 de cada 10 personas con discapacidad ha visto empeorar su situación laboral con la pandemia

  • La contratación de personas con discapacidad cae un 7,7% en el primer trimestre de 2021.
  • El 55% de quienes buscan empleo no han contactado con una empresa en el último año.
Una persona con una discapacidad, en su puesto de trabajo.
Una persona con una discapacidad, en su puesto de trabajo.
FUNDACIÓN ONCE

La anormalidad causada por la COVID-19 lleva ya más de un año dificultando nuestra vida. Casi nadie pone en duda que las medidas de distanciamiento social son imprescindibles para frenar la expansión del virus. Pero las restricciones están resultando especialmente duras para muchas personas con discapacidad.

Ocurre en todos los órdenes y especialmente en lo que se refiere al trabajo. Casi 8 de cada 10 personas con discapacidad (79,4%) ha visto empeorar su situación laboral con la pandemia. El dato está en el Informe Discapacidad y Relaciones Sociales, encuesta elaborada por la Fundación Adecco, en colaboración con la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana, con la opinión de 700 personas con discapacidad.

La pandemia ha trascendido el aspecto sanitario para desatar una emergencia social sin precedentes, que afecta en mayor medida a las personas con discapacidad y a sus familias, al encontrar tradicionalmente mayores dificultades de acceso al empleo y tener que asumir gastos extra derivados de la atención a la discapacidad.

No hay cifras más elocuentes que las de generación de empleo para ilustrar las grandes dificultades que han experimentado las personas con discapacidad durante los últimos meses. Tras finalizar 2020 con un desplome interanual de su contratación del 26%, en el primer trimestre de 2021 el descenso ha sido más moderado, del 7,7%, teniendo en cuenta que los datos del año pasado recogen los meses más duros del estado de alarma y el confinamiento.

El 75% de las personas con discapacidad teme que la falta de contacto derivada de la pandemia dificulte aún más su plena inclusión social y laboral

En concreto, en los 3 primeros meses de este año, las personas con discapacidad han suscrito 23.818 contratos. Se trata del segundo descenso consecutivo en la contratación de personas con discapacidad, tras 7 años de incrementos, ya que en 2020 se produjo la primera caída en este periodo desde 2012, al recoger 15 días del estado de alarma de marzo 2020.

Y aunque esta caída ha sido inferior a la registrada a nivel general para toda la población española (15%), en el caso de las personas con discapacidad las dificultades de acceso al empleo son dobles. En su caso no solo se enfrentan a la crisis económica, sino, además, a los prejuicios y estereotipos históricos que dificultan las oportunidades laborales en el corto plazo.

El acceso al empleo, más difícil que nunca

Los resultados arrojan que, durante este año de pandemia, un 79,4% de los encuestados con discapacidad ha visto empeorar su situación laboral. Concretamente, un 17,6% ha perdido definitivamente su empleo; un 6,5% continúa en situación de ERTE; un 4,2% ha tenido que reducirse la jornada; un 4,4% está de baja por motivos de salud y, por último, un mayoritario 46,7% estaba buscando empleo y destaca cómo la pandemia está dificultando enormemente esta búsqueda. En el otro lado, un 20,6% comenta que esta crisis sanitaria no ha tenido ningún impacto en su situación profesional.

Asimismo, durante el último año, el 55% de las personas con discapacidad en búsqueda activa de empleo no ha realizado entrevistas de trabajo ni tenido ningún tipo de contacto con el mundo empresarial.

Finalmente, y más allá de la situación laboral, el 75% de los encuestados teme que el distanciamiento social perjudique, de forma colateral, el proceso de inclusión social y laboral de las personas con discapacidad. Mientras, un 25% no cree que estas medidas vayan a impactar en este desarrollo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento