El presunto asesino de Marta la llamó al móvil una vez muerta para "buscar coartada"

Miguel Carcaño, presunto autor de la muerte de Marta del Castillo.
Miguel Carcaño, presunto autor de la muerte de Marta del Castillo.
EFE

La Policía ha elaborado un informe acerca del registro de las llamadas hechas por los implicados en la muerte de Marta del Castillo la noche de los hechos. En el documento se recoge que el presunto asesino, Miguel Carcaño, llamó al móvil de la víctima cuando ya estaba muerta para "buscar una posible coartada".

El informe policial recoge que Miguel realizó desde su móvil dos llamadas al de Marta, una a las 4.36 horas y otra a las 5.22 horas de la madrugada del día 25.

Ello hace sospechar a la Policía que las hizo por consejo de su hermano mayor,  Francisco Javier Delgado, para "buscar una posible coartada" puesto que a esa hora "la menor ya había fallecido, circunstancia que conocían ambos hermanos".

Marta desapareció la tarde del 24 de enero. El principal sospechoso de la muerte es Miguel Carcaño, que primero confesó la muerte y después cambió su declaración, acusando a un menor de edad, Javier G.M. El Cuco. Francisco Javier está acusado de colaborar con los otros dos para deshacerse del cuerpo.

Miguel, en su última versión del crimen, manifestó que entre él y El Cuco abusaron sexualmente de Marta, la estrangularon y luego arrojaron el cuerpo a un contenedor hacia las 21.15 horas del 24 de enero.

Contradicciones en los testimonios

El informe recoge una contradicción. La localización de las llamadas confirman, por un lado, que Miguel estaba sobre la 1.30 del 25 de enero en la casa de su novia, tal y como ha afirmado.

Sin embargo, un vecino de Sevilla ha declarado que a esa hora vio a Miguel en el pasillo del portal de su vivienda empujando una silla de ruedas con un bulto, lo que según la Policía demostraría que fue entonces cuando arrojó el cuerpo de la joven a un contenedor de basuras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento