Después de varios intentos frustrados a lo largo de 12 meses, Furaco, el oso pardo del pirineo procedente del parque de Cabárceno (Cantabria), logró este domingo aparearse con Tola, una de las dos osas asturianas a las que cortejaba en el cercado de San Adriano, en Proaza (Asturias).

Poco después de las 18.00 h y ante la presencia de numeroso público, según informa el Diario Montañés, Furaco logró montar a la mayor de las dos osas (Paca y Tola), de 180 kilos de peso y que llevaba 20 años sin tener sexo.

El cuidador de los osos, Roberto García, ha explicado que el acercamiento entre Furaco y Tola empezó a finales de abril, llegando incluso a tocarse, aunque la hembra no había dado la más mínima oportunidad de apareamiento al macho.

Dos horas de cópula

Finalmente, el pretendiente, de más de 300 kilos de peso, logró el domingo completar la faena con una cópula que se prolongó durante casi dos horas.

Furaco fue presentado hace un año a Paca y Tola con la intención de conservar la raza de oso pardo asturiana mediante su cría en semicautividad.