Lydia Bosch y Alberto Martín
Lydia Bosch y Alberto Martín, en una foto de archivo. Korpa

El caso de Lydia Bosch, que demandó la semana pasada a su marido, Alberto Martín, por un caso de abusos contra una menor que estaba "bajo su tutela", ha dado un giro de 180 grados.

Bosch demandó a Martín por haber besado a una menor en la boca hace cinco año

El suplemento La otra crónica del diario El Mundo aseguraba el sábado que Bosch había iniciado dos semanas antes los trámites de divorcio y que había solicitado a su esposo el 80% de las propiedades comunes, la custodia de los hijos y 21.000 euros mensuales. Sólo ante la negativa de su esposo a a aceptar estas condiciones, Bosch decidió interponer la denuncia contra él por abusos, siempre de acuerdo al rotativo.

Por su parte, Alberto Martín se ha visto obligado a divulgar  un comunicado en el que niega la veracidad de los hechos que se le imputan y que serían, de acuerdo con su nota, haber besado en la boca a una menor hace cinco años, comportamiento que no se habría vuelto a repetir después. 

Este lunes, la revista Qué me dices desvelaba que el arquitecto prepara una querella contra la actriz "encaminada a reparar la injusta situación padecida". Según el empresario, el único motivo de Bosch para denunciarle reside en su negativa a acceder a las pretensiones de ésta en el proceso de divorcio, que comenzó el pasado 17 de abril. 

Escándalo y crisis

La impactante noticia saltaba a los medios el pasado 29 de abril: Lydia Bosch, la sonriente presentadora del concurso Un, dos, tres, había denunciado a Alberto Martín por un caso de abusos contra una menor y había pedido una orden de alejamiento contra él

Martín se encuentra libre sin medidas cautelares, aunque las diligencias siguen abiertas
Una nota del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) indicaba horas después que Martín, tras haber pasado la noche en la comisaría y haber prestado declaración, había sido puesto en libertad sin medidas cautelares, aunque "las diligencias" por el caso "seguían abiertas".    

Al parecer, la menor de la que supuestamente Martín había abusado estaba bajo la tutela de Bosch, por lo que todo parecía indicar que se trataba de una de sus hijas.

Un comunicado de Micky Molina, padre de la primogénita de Bosch, Andrea, que amenazaba con actuar  como acusación particular contra Martín hizo sospechar que la presunta víctima era su hija, de 17 años.

"Este hombre me ha partido en dos", afirmaba hace unos días Micky Molina, que no había podido ponerse en contacto con su ex pareja.