Las empresas de Castilla y León que cometan infracciones muy graves en materia de riesgos laborales figurarán durante cinco años en un registro público de la Junta que se podrá consultar en Internet.
La Administración regional ha aprobado el decreto para aplicar en la comunidad la normativa estatal, de mayo de 2007.

Los datos que figurarán serán el nombre de la empresa, el sector al que se dedica, el DNI de las personas físicas o el código de identificación fiscal de las personas jurídicas, el domicilio social, la infracción cometida y la sanción impuesta.

Toda esta información se publicará en el Boletín Oficial de Castilla y León y en el de la provincia de la empresa. También figurará en el registro que cree la Junta, que se actualizará cada trimestre.

La ley que obligó a hacer públicos los nombres de las empresas con sanciones muy graves se remonta a 1995, pero no se ha concretado hasta ahora.

De acuerdo con los datos de la Inspección de Trabajo, de enero a septiembre del año pasado, los inspectores realizaron 22.640 actuaciones sobre riesgos laborales en Castilla y León, de las que 1.353 acabaron en un acta sancionadora. En total se pusieron 3,9 millones de euros en multas.

En el caso de Valladolid se realizaron 3.951 inspecciones y 151 acabaron en sanción, por un importe global de 604.379 euros.

Las infracciones más graves.

Embarazo y lactancia. No respetar las normas de seguridad de las trabajadoras durante el embarazo y la lactancia. 

No parar los trabajos. Si así lo requiere la Inspección al detectar un riesgo grave. Igualmente, reanudar la tarea sin la autorización expresa de la Inspección.

Puestos de trabajo no válidos. Colocar a los trabajadores en puestos de trabajo cuyas condiciones sean incompatibles con sus características personales.

Construcción. En otros casos, no se permite subcontratar por encima de los niveles permitidos, falsear los datos comunicados al contratista o falsear la información facilitada en una auditoría.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID