Audrey Hepburn
Audrey Hepburn, en 'Desayuno con diamantes'.

Su nombre es un fijo en toda lista sobre las mayores estrellas del cine, las actrices más elegantes de la historia o los rostros más bellos de todos los tiempos. Su estilo no pasa de moda, sus personajes conservan su encanto y, 16 años después de su muerte, su legado sobrevive gracias a una fundación con su nombre que ayuda a niños desfavorecidos. Audrey Hepburn, la princesa del cine, habría cumplido este lunes 80 años. 

AUDREY. Audrey Kathleen Ruston nació en Bruselas el 4 de mayo de 1929. La II Guerra Mundial la sorprendió en Arnhem, Holanda, donde vivió hasta su traslado a Londres en 1948.

BÁSCULA. Se obligó a no superar nunca los 46 kilos y medio, que sólo superó embarazada. Su altura oficial era 1,69 metros.

CARY. Grant y ella protagonizaron en 1963 Charada. Cuando se conocieron, en un restaurante, la actriz le tiró un plato encima por accidente. Desde entonces fueron íntimos amigos: cuando le preguntaron al actor por su regalo navideño predilecto, contestó: "Hacer más películas con Audrey".

DOBLADA. Su voz fue sustituida por la de Marni Mixon en las canciones de My Fair Lady. Pese a ello, Hepburn fue candidata al Oscar, que perdió ante Julie Andrews, que había protagonizado a su vez la versión teatral de la película.

ESPAÑA. La actriz estuvo en el Festival de San Sebastián de 1964. Hepburn recogió el premio ganado cinco años antes por Historia de una monja.

FERRER. Fallecido hace un año, Mel Ferrer fue su primer marido. Se conocieron en la función teatral Ondine. Coincidieron delante de la cámara en Guerra y paz; además, él la dirigió en Green Mansions y produjo Sola en la oscuridad. Estuvieron juntos entre 1954 y 1968.

GIVENCHY. Desde que la vistiera en Sabrina, el diseñador y la actriz fueron grandes amigos. El vestido negro que Givenchy diseñó para Desayuno con diamantes fue subastado en 2007 por unos 500.000 euros.

HIJOS. Tuvo dos: Sean, nacido en 1960 de su matrimonio con Ferrer, dirige la fundación Audrey Hepburn. El segundo, Luca, nació en 1970 de su matrimonio con Andrea Dotti.

INTUICIÓN. No necesitó clases para convertirse en una estrella: William Wyler, Stanley Donen o George Cukor destacaron su inteligencia e intuición como principales valores interpretativos.

JO. El de Joanna Jo Wallace fue otro de sus inolvidables papeles: lo interpretó en Dos en la carretera, donde junto a Albert Finney mostraban la paulatina degradación de una pareja.

KENNEDY. Todo el mundo recuerda a Marilyn, pero el último Cumpleaños feliz de JFK se lo cantó Hepburn en 1963. No es la única coincidencia entre ambas: Capote, autor de Desayuno con diamantes, quería que Monroe encarnase a Holly Golightly, pero Marilyn rechazó la oferta "harta de hacer de chica inocente".

MOON RIVER. Henry Mancini la compuso pensando en ella para Desayuno con diamantes. La imagen de Audrey cantándola en una ventana es uno de los grandes hitos del cine.

NAZIS. iempre dijo que el gran trauma de su vida fue en 1935, cuando su padre abandonó a la familia. Joseph Anthony Ruston, banquero, fue detenido después en Inglaterra repartiendo propaganda nazi.

OSCAR. Lo ganó en 1953 por Vacaciones en Roma. Fue candidata cuatro veces más: por Sabrina, Historia de una monja, Desayuno con diamantes y Sola en la oscuridad. También le fue concedido uno póstumo por su labor humanitaria.

POLÍGLOTA. Nieta de aristócratas, hablaba cinco idiomas: inglés, francés, italiano, holandés y español.

ROBIN. Encarnó a una otoñal Lady Marian en Robin y Marian. Rodada en gran parte en Navarra, Robin Hood fue interpretado por Sean Connery.

SPIELBERG. El director le dio su último papel en Always, donde interpretaba a un ángel. Fue en 1988.

TOLOCHENAZ. En esta ciudad suiza está enterrada la actriz, que vivió los últimos treinta años de su vida en una casa llamada La Apacible. Murió allí el 20 de enero de 1993, a los 63 años, por un cáncer de colon.

UNICEF. La actriz colaboró con ellos desde 1950. Durante los últimos años de su vida, ya alejada de los focos, viajó por África, Asia y Suramérica.

VASECTOMÍA. En el rodaje de Sabrina se enamoró de William Holden. Se dice que llegaron a comprometerse, pero que el matrimonió se canceló cuando el actor confesó que no podría tener hijos.

WILDER. Billy Wilder la dirigió en Sabrina y Arianne. Dijo de ella: "No era guapa, era bella. Ya no habrá más estrellas femeninas así".

YOUNG. Durante la II Guerra Mundial, Hepburn trabajó como enfermera voluntaria en un hospital holandés, donde cuidó a un joven paracaidista llamado Terence Young: 22 años después, Young la dirigiría en Sola en la oscuridad y, posteriormente, en Lazos de sangre.

ZINNEMAN. El realizador, autor también de Solo ante el peligro, la dirigió en Historia de una monja. Su primera elección fue Ingrid Bergman, pero la actriz sueca se veía demasiado mayor para el papel y fue quien recomendó a Hepburn.


Sus presuntas herederas

No falla: en cuanto una joven actriz de ojos inmensos, flequillo moreno e indiscutible elegancia despunta, surgen las comparaciones. La española Penélope Cruz se parecía a ella más que nunca en la última entrega de los Oscar; Anne Hathaway, Natalie Portman, Keira Knightley o Audrey Tautou también han calcado algunavez su estilo. Además, Jennifer Love Hewitt la interpretó en el biopic The Audrey Hepburn Story y Julia Ormond trató de recordarla en el remake de Sabrina.