Síntomas del cáncer de recto como el que afecta a Raúl Castro: causas y tratamiento

Al igual que en el caso de los hombres es el segundo más común, con sus 17.903 casos estimados para 2021 (un 15,3%)
Uno de los síntomas más habituales es la aparición de sangre en las heces.
Pixabay

El principal líder del Partido Comunista de Cuba (PPC), Raúl Castro, anunciaba este viernes durante el VII Congreso del PPC que delegaba su liderazgo como jefe del partido para dar paso a una renovación generacional. 

A punto de cumplir 90 años de edad en julio, el menor de los Castro se enfrenta a complicaciones en su estado de salud. Según ha adelantado el periódico ABC, Raúl Castro padece cáncer de esófago y de recto, además de una cirrosis hepática causada por el consumo de alcohol.

¿Cuáles son las causas de la aparición de este tumor?

El cáncer rectal surge del revestimiento del recto, esto es, la parte inferior del intestino grueso, que presenta una elevada tasa de supervivencia si se detecta en fases tempranas. Este tumor maligno se genera cuando las células de la mucosa del recto proliferan de forma anómala y es "igual de frecuente tanto en hombres como en mujeres, y el riesgo aumenta a partir de los 50 años", explican en la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

Se trata del tercer cáncer más frecuente en todo el mundo y aunque se desconoce su origen, sí es cierto que existen múltiples factores de riesgo que propician su aparición, como puede ser la obesidad o mantener una dieta desequilibrada. Así, los determinantes que incrementan el riesgo de padecer este tumor son los siguientes:

  • La alimentación: las dietas ricas en grasas animales y carnes procesadas incrementan el riesgo.
  • La obesidad y el sobrepeso.
  • El sedentarismo.
  • El consumo de tabaco.
  • El consumo de alcohol.
  • Edad: aumenta a partir de los 50 años de edad. 
  • Diabetes tipo 2.
  • Antecedentes personales de pólipos.
  • Antecedentes personales de cáncer colorrectal.
  • Padecer enfermedades inflamatorias intestinales, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.
  • Antecedentes familiares.

¿Cómo se manifiesta?

Respecto a los síntomas de esta enfermedad, en ocasiones puede no presentar ningún signo de alarma y detectarse en una prueba rutinaria de control médico. Esto se debe a que algunas afecciones comunes, como las hemorroides, pueden generar los mismos síntomas. 

En cualquier caso, como detallan en la American Society of Colon & Rectal Surgeons, los signos comunes que pueden presentar las personas con este tumor son:

  • Cambio en los procesos intestinales, ocasionando diarreas o estreñimiento.
  • Aparición de sangre oscura o de tono rojizo en las heces. 
  • Dolor abdominal o síntomas continuos como hinchazón y gases.
  • Pérdida de peso repentina.
  • Vómitos.
  • Náuseas. 
  • Cansancio.

Resulta esencial la detección precoz en este tipo de cáncer, ya que los síntomas suelen aparecer cuando se encuentra en fase avanzada. De hecho, el dolor de abdomen y la pérdida inexplicable de peso aparecen cuando la enfermedad se ha extendido. Según la AECC, si el cáncer ha provocado metástasis pueden aparecer otros síntomas como "ictericia, ascitis, disnea o dolor óseo", dependiendo del órgano afectado.

¿Cuál es el pronóstico? ¿Existe tratamiento?

El desarrollo de la enfermedad, la fase en la que se encuentre y la existencia o no de metástasis determinará el pronóstico y la tasa de supervivencia. Los datos de la AECC revelan que cerca del 65% de los pacientes con este tumor sobreviven por un periodo superior a los cinco años.

Respecto a su tratamiento, si el tumor se diagnostica de forma precoz y no se ha extendido a los ganglios ni ha profundizado en la pared del recto, se puede tratar con cirugía sin que se necesite añadir otro tratamiento adicional. No obstante, si afecta a ganglios o se ha extendido por el recto, el tratamiento se centrará en una combinación de radioterapia y quimioterapia, al estar en estadios más avanzados. 

Para los tumores muy desarrollados en los que existe metástasis hepática "se emplea cirugía para resecar tanto el tumor del recto como el del hígado, posteriormente es necesario administrar quimio y/o radioterapia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento