Síntomas del cáncer de esófago como el que afecta a Raúl Castro: causas y tratamiento

Un médico examina a una mujer en la consulta.
Un médico examina a una mujer en la consulta.
COM SALUD

El Partido Comunista de Cuba (PCC) confirmaba este viernes que Raúl Castro, que en julio de este año cumplirá 90 años, dejaría de ser el secretario general delegando el liderazgo como parte de una renovación generacional

Así lo confirmó durante una intervención en el marco del VII Congreso del PPC celebrado en La Habana en la que, tras años de liderazgo, reconoció la necesidad de un "mayor dinamismo" ante los problemas a los que se enfrenta Cuba. En este sentido, fuentes próximas al régimen han explicado al diario ABC que Rául Castro padece cáncer de esófago y de recto, junto con diarreas crónicas, además de padecer una cirrosis hepática.

¿Cuáles son los signos de alarma?

El cáncer de esófago se manifiesta clínicamente a través de una serie de síntomas, como los siguientes: problemas para tragar (disfagia), pérdida de peso repentina, dolor en el pecho, tos crónica, vómitos, ronquera, acidez de estómago, cansancio e incluso hemorragias. 

Según la American Cancer Society, el signo de alarma más frecuente es la dificultad para tragar alimentos o bebidas. Al comienzo de la enfermedad, este problema puede ser leve, "pero empeora con el transcurso del tiempo a medida que el cáncer crece y la abertura dentro del esófago se torna más pequeña".

Por otro lado, algunos pacientes pueden experimentar malestar, dolor, ardor o presión en el pecho. Sin embargo, se trata de un síntoma "inespecífico", ya que puede aparecer en otros procesos como el reflujo gastroesofágico. "Si aparece en el cáncer de esófago, generalmente es un signo tardío que indica la presencia de un tumor de gran tamaño", añaden desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

¿Por qué se desarrolla esta enfermedad?

Situándose como uno de los 10 tumores más frecuentes en todo el mundo, se desconoce con exactitud la causa o el origen de este tipo de cáncer. No obstante, subrayan en la AECC, "existen determinados factores y comportamientos que aumentan las probabilidades, como el consumo de tabaco y alcohol". De esta manera, estos son los factores que inciden en el aumento del riesgo:

  • Edad: a mayor edad existe más riesgo, tanto en hombres como en mujeres. 
  • Sexo: los hombres presentan más riesgo de padecer este tumor que las mujeres.
  • Tabaco.
  • Alcohol.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Esófago de Barrett.
  • Ingestión de ácidos y alcális fuertes.
  • Dietas inadecuadas.
  • Ingesta frecuente de bebidas calientes.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Tras realizar el diagnóstico, el tratamiento será individualizado en función del estadio de la enfermedad, su evolución y sus síntomas. Así, se lleva a cabo un tratamiento multidisciplinar en el que se combinan diferentes terapias y especialidades para ofrecer la mayor tasa de supervivencia posible. 

En este sentido, una de las opciones es realizar una cirugía que se determinará "en función del tamaño, de la localización y de la extensión de la enfermedad a otros ganglios u órganos". De tal manera que la técnica más utilizada en esta intervención es la esofagectomía. 

Por otro lado, la radioterapia es otra alternativa de tratamiento en la que se emplean "radiaciones ionizantes de alta energía para el tratamiento, local o locorregional del cáncer de esófago", explican en la AECC. El propósito de esta terapia es "destruir las células tumorales causando el menor daño posible a los tejidos sanos que rodean dicho tumor". 

Respecto a la braquiterapia, se trata de una intervención aplicada para aliviar y controlar los síntomas que se realiza en cuatro o cinco sesiones. "Se coloca un tubo estrecho, largo y flexible en el esófago por el que pasará la fuente radiactiva", señalan. Pero si el cáncer está en una fase muy avanzada, uno de los tratamientos más recomendables es el inicial con radioquimioterapia concomitante para reducir el tamaño del tumor. 

¿Y si hay metástasis? En estos casos, los pacientes pueden optar por "un innovador tratamiento de radioterapia externa de alta precisión" denominado Radioterapia Estereotáxica Extracraneal. Por último, es posible utilizar inmunoterapia en algunos pacientes con cáncer de esófago, sobre todo cuando no responden al tratamiento con quimioterapia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento