El príncipe Carlos, con los ojos llorosos en el funeral de su padre, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo

Con los ojos llorosos, el príncipe Carlos asistió al funeral de su padre.
Con los ojos llorosos, el príncipe Carlos asistió al funeral de su padre.
BBC

Este sábado se celebró en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor el funeral del príncipe Felipe, duque de Edimburgo. De los asistentes al sepelio, el más emocionado fue el primogénito del finado, el príncipe de Gales, Carlos de Inglaterra.

Una lágrima rodó por la mejilla del príncipe Carlos durante el funeral, mientras seguía el ataúd del duque de Edimburgo acompañado por sus hijos, los príncipes William y Harry, sus hermanos y sus sobrinos.

El príncipe de Gales, de 72 años, caminó en procesión desde el Castillo de Windsor con miembros de alto rango de la familia real detrás del coche fúnebre Land Rover Defender, hecho a medida para el funeral.

El príncipe Carlos, antes de entrar a la capilla.
El príncipe Carlos, antes de entrar a la capilla.
BBC

Carlos precedió a sus hermanos, los príncipes Eduardo y Andrés y la princesa Ana, sus hijos Guillermo y Harry, y los miembros de la realeza Peter Philips, el vicealmirante Tim Lawrence y el conde de Snowdon. Detrás de ellos estaban los miembros de la casa de Felipe, llegados desde Alemania.

Una vez en la capilla de San Jorge, Carlos tenía lágrimas en los ojos mientras se ponía una mascarilla antes de sentarse junto a su esposa Camilla, duquesa de Cornualles. Ambos estaban sentados directamente frente a la reina.

Al acabar la ceremonia, se unieron a la reina a la salida de la capilla para dialogar brevemente con el deán de Windsor, uno de los sacerdotes que ofició la ceremonia funeral.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento