Sevilla, presente y futuro de una ciudad cada vez más peatonal

Reapertura de la calle Mateos Gago tras las obras de reurbanización.
Reapertura de la calle Mateos Gago tras las obras de reurbanización.
AYTO. SEVILLA

La senda de la peatonalización iniciada por el exalcalde Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), y que se prolongó hasta prácticamente el final de su mandato, en 2011, encontró en el siguiente regidor, el popular Juan Ignacio Zoido (2011-2015), un muro casi infranqueable. El ahora eurodiputado apostaba por vetar el tráfico rodado en algunas zonas de la ciudad, pero no sin antes dotarlas de los medios de transporte público necesarios. Al final, Zoido dejó la Alcaldía sin ninguna peatonalización destacada en su haber y sí con un proyecto en sentido totalmente opuesto: la derogación del Plan Centro, que limitaba el acceso al casco histórico de la ciudad.

Con su llegada a la Plaza Nueva tras las elecciones municipales de 2011, Juan Espadas volvió a poner sobre la mesa la necesidad de limitar el tráfico rodado en Sevilla, un modelo de ciudad que el socialista tuvo claro desde el principio, pese a los detractores que pudiera acarrear, algo que "hemos vivido con Baños, Mateos Gago, con la Magdalena, la avenida de la Cruz Roja, la ampliación del tranvía y la reurbanización de San Francisco Javier o con el Plan Sevilla Respira", afirma el alcalde a 20minutos.es. Pero al final, continúa Espadas, "comercios y residentes han formado parte de los proyectos y se han sentido implicados".

Entre esos proyectos ya finalizados destaca la reciente reurbanización de la calle Mateos Gago, una arteria en pleno barrio de Santa Cruz que ha limitado el tráfico rodado para dar pleno protagonismo al peatón y reorganizar la movilidad de la zona. Lo mismo ha ocurrido en la calle Baños, reabierta a principios del pasado año tras una semipeatonalización que, en palabras del alcalde, "ha sido una de las obras más emblemáticas de los últimos años en la ciudad", donde los estrechos acerados han dado paso a la plataforma única en el tramo entre San Vicente y la Gavidia.

El entorno de la Basílica de la Macarena y otras micropeatonalizaciones en los barrios, con la implantación de numerosos itinerarios para los viandantes, completan el listado de transformaciones que ya se han llevado a cabo en los últimos años.

La calle Baños tras la reurbanización entre San Vicente y la Gavidia.
La calle Baños tras la reurbanización entre San Vicente y la Gavidia.
B. R.

Pero aún hay más por venir. El siguiente gran proyecto, que encara ya su recta final con la previsión de inaugurarlo antes del verano, es el de la céntrica Plaza de la Magdalena, donde quedará prohibido el tráfico rodado y se eliminarán las paradas de Tussam y de motos y la carga y descarga, con la implantación de arbolado y zonas ajardinadas y nuevo mobiliario urbano, con la fuente central como eje de la plaza.

Las siguientes obras tendrán lugar en la avenida de la Cruz Roja, que también quedará peatonalizada integralmente y convertida en una vía sostenible y adaptada a la lucha contra el cambio climático, con un sistema de drenaje urbano y zonas que favorezcan la reducción de la temperatura.

Obras en la plaza de la Magdalena.
Obras en la plaza de la Magdalena.
AYTO. SEVILLA

En un futuro a medio y largo plazo, el Ayuntamiento pretende seguir transformado la ciudad con la ampliación del tranvía desde San Bernardo hasta Nervión y Santa Justa primero y hasta el centro después para, posteriormente, peatonalizar el eje que abarca desde la plaza de la Concordia hasta Ponce de León. Los Remedios, Triana y el entorno del Casino también están en los planes municipales.

A tenor de todos los proyectos pasados, presentes y futuros, parece que aquella "ciudad de las personas" que soñó Monteseirín es ya una realidad imparable en la que, como ya sucede en muchas ciudades europeas, el peatón terminará imponiéndose al vehículo privado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento