Esto es lo que pagas por 'potencia facturada' en el recibo de la luz

Imagen de una factura eléctrica y una bombilla.
Imagen de una factura eléctrica y una bombilla.
JORGE PARÍS

Entender la factura de la luz, el recibo en el que puedes ver de forma detallada tu consumo de electricidad y el importe que debes pagar por lo que has consumido, es un básico para cualquier persona que desee independizarse. No solo resulta importante comprenderla para saber qué pagas y por qué lo estás pagando. También es necesario entenderla para tener claro cómo puedes ahorrar. Sin embargo, según indican desde la página web de la OCU, “solo un 11% de los consumidores entiende por completo su factura de la luz”.

Además de contar con una guía que te indique qué conceptos son los que aparecen en recibo de la luz y por los que estás desembolsando dinero periódicamente, uno de los términos más importante para entender la factura es diferencias entre potencia facturada, potencia contratada y potencia consumida.

A pesar de lo que pueda parecer, por lógica, la potencia facturada no es la única que aparece en el recibo de luz. Para que lo tengas claro, podrás encontrar:

  • Potencia consumida es la que se ha producido y gastado en un lugar determinado. En este caso concreto, en la vivienda de la que estés consultando la factura. Para calcular el coste, ten en cuenta que tu compañía cobra por cada kWh de energía consumida en esa vivienda.
  • Potencia contratada es la que ha acordado el cliente con la compañía distribuidora, teniendo en cuenta cuánto pueden consumir los electrodomésticos de su hogar. Tal y como explican en la web de la OCU, la mayor parte de los hogares españoles tiene entre 3.3 y 4.6 kW de potencia contratados. Por debajo de 3 kW es posible solicitar el bono social, y por encima de 10 kW ya no se tiene derecho a la tarifa PVPC del mercado regulado.
  • Potencia facturada, se trata del cálculo entre las dos y es la que fijará el precio que pagues por el servicio eléctrico. Este concepto se paga aunque se trate de un periodo en el que no haya consumo. Por eso, cuanto mayor sea la potencia, más pagas. Para calcularla, se multiplican los kW contratados por el precio diario y el número de días facturados.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento