"Un adicto a la pornografía deja la empatía, el respeto, el consentimiento y las relaciones interpersonales a un lado"

  • Charlamos con el psicólogo especializado en adicción a la pornografía Alejandro Villena, miembro de la World Association For Sexual Health y asesor clínico del pionero proyecto 'Dale Una Vuelta'.
  • “La soledad, la ansiedad y el aburrimiento son factores que están presentes en la inmensa mayoría de los casos en consulta”, dice el experto.
Un joven delante de una pantalla de un ordenador.
"Cerca del 30% de los adolescentes acceden de forma accidental a la pornografía", según el experto
PIXABAY

Sigue siendo una de los principales temas tabú para la sociedad española, sin embargo, la pandemia y las medidas restrictivas impuestas por el confinamiento no han hecho más que acrecentar el ya de por sí masivo consumo de la pornografía (se estima que, al menos, en un 11%), que en la actualidad se caracteriza por ‘la triple A’: anónimo, accesible y asequible.

De las nefastas consecuencias que puede acarrear en el ámbito de la salud y en la esfera social, laboral y familiar de las personas que padecen dicha adicción así como del cada vez más temprano y escasamente controlado acceso de niños y adolescentes hablamos con el psicólogo especialista en adicción a la pornografía Alejandro Villena. Miembro de la World Association For Sexual Health es, además, asesor clínico del pionero proyecto Dale Una Vuelta, dirigido tanto a profesionales como a personas que quieren salir de la adicción.

Los datos de consumo de pornografía relacionados con adolescentes y niños son cada vez mas preocupantes. En noticias recientes se sitúa el primer acceso con tan solo 8 años.

Así es, cada vez son más alarmantes y preocupantes los datos de acceso a la pornografía de los menores, es una realidad social que necesita ser abordada de inmediato. De hecho cerca del 30% de los adolescentes acceden de forma accidental a la pornografía, esto es, sin buscarlo intencionalmente. El acceso temprano a la tecnología y la sociedad hipersexualizada tienen mucho que ver en esto.

"El acceso temprano de los adolescentes favorece los estereotipos de género y conductas agresivas en el ámbito sexual"

¿Cuáles son las principales consecuencias que este acceso prematuro puede generar en el niño/joven?

El impacto a edades tan tempranas puede ser realmente dañino, debido al período evolutivo en el que se encuentran estos menores y a la incapacidad para gestionar el contenido sexual explícito que aparece en la pornografía online. Se han estudiado diversas consecuencias del consumo de pornografía en los adolescentes:

1) Favorece los estereotipos de género y conductas agresivas en el ámbito sexual.

2) Crea expectativas irreales que pueden llevar a frustración, problemas de autoestima, ansiedad y presión de rendimiento.

3) Dificultades sexuales y falta de satisfacción sexual en la vida real.

4) Menor uso de preservativo, mayor número de parejas sexuales e involucración en relaciones sexuales de riesgo asociadas a un mayor uso de pornografía.

5) Adicción, cada vez son más los adolescentes que tras la cuarentena detectan un consumo de pornografía problemático, sin control y que está repercutiendo en el desarrollo de diferentes áreas de su vida.

"El porno trasmite a los jóvenes una visión reduccionista y objetificada del sexo"

Muchos expertos señalan también que este acceso temprano condiciona de forma muy grave las futuras relaciones de pareja de los adolescentes. ¿De qué manera pueden distorsionar su visión de lo que debe ser una relación sana?

A mi parecer uno de los grandes condicionantes es la visión reduccionista y objetificada que transmite el porno del sexo a los adolescentes. El mensaje es “cualquier cosa vale si te da placer”, esta idea es muy peligrosa ya que deja la empatía, el respeto, el consentimiento y las relaciones interpersonales a un lado y se pone como único protagonista al placer fisiológico. Esto es un reflejo de una cultura hedonista, que lo quiere todo rápido y que no piensa en las consecuencias, ni ve más allá de su propio ombligo. Es una forma de vivir el sexo muy narcisista, muy desconectada de nosotros mismos y de la persona con la que quiero vivir la relación sexual.

Además la manera en la que se representan los cuerpos, la respuesta sexual, y las relaciones sexuales dista de la realidad. Esta narrativa ficticia de la sexualidad puede dejar mella en el adolescente, haciéndole esperar que la vida real sea como la pornografía y produciendo frustración decepción y desencanto en las relaciones sexuales reales.

"Se piensa que la adicción tiene que ver con la cantidad de pornografía que se consume pero es mucho más importante la manera o el modo"

La pornografía sigue siendo un tabú en nuestra sociedad y, sin embargo, su consumo de ésta es cada vez más masivo como demuestra su crecimiento durante la pandemia. ¿Qué rasgos definen a una persona adicta a la pornografía?

Muchas veces se piensa que la adicción tiene que ver con la cantidad de pornografía que se consume, y si bien es cierto que la frecuencia podría ser un indicativo, es mucho más importante la manera o el modo. Normalmente estas personas muestran una falta de control sobre su consumo, sienten que son incapaces de dejarlo y muestran intentos fallidos una y otra vez para abandonar su conducta. Otra de las claves sería cuando el consumo de pornografía empieza a interferir en su vida diaria, dejando de lado otras ocupaciones, perdiendo tiempo en el trabajo o estudio y fomentando el aislamiento. Además este consumo problemático suele mostrar consecuencias en su vida personal, familiar o laboral/académica. Por último utilizan la pornografía como un regulador de emociones como el estrés, el aburrimiento, la soledad o la tristeza.

Alejandro Villena, psicólogo especializado en adicción a la pornografía y miembro de la World Association For Sexual Health.
Alejandro Villena, psicólogo especializado en adicción a la pornografía y miembro de la World Association For Sexual Health.
CORTESÍA ALEJANDRO VILLENA

En los adolescentes en ocasiones se denota un lenguaje muy sexualizado, cambios en el estado de ánimo, irritabilidad, conductas sexuales explícitas, dependencia de la tecnología y una forma superficial de abordar los temas en relación con la sexualidad.

¿Cómo puede reconocer una persona adicta a la pornografía que necesita ayuda?

En primer lugar, la persona necesita hacerse la pregunta que pocas personas se hacen: '¿Soy capaz de dejar de consumir pornografía?' Una vez me planteo si tengo control sobre la conducta me puedo preguntar: '¿Qué aporta la pornografía a mi vida? ¿Me hace crecer sexualmente o me interfiere en el desarrollo de mi sexualidad?' También, después de ver la pornografía: '¿Realmente valió la pena?, ¿qué me ha llevado a hacerlo?'

Además de todo lo mencionado el perder mucho tiempo planeando la conducta o consumiendo pornografía, el deteriorar las relaciones sexuales en la vida real, no poder parar, necesitar cada vez más contenidos, sentirse culpable por el consumo de pornografía, engañar o mentir y llevar una doble vida, pueden ser algunos indicadores más.

"En numerosas ocasiones la adicción a la pornografía se convierte en un regulador de la ansiedad, el TDAH o la depresión

Los estudios señalan que existe una muy alta relación entre la adicción a la pornografía con otros trastornos como el TDHA, la depresión o la ansiedad. ¿Cuáles son las principales consecuencias que esto puede acarrear a nivel de salud pero también a nivel social y familiar a quien la padece?

Efectivamente cerca de un entre un 17-67% de los pacientes con pornografía sufre de TDAH, entre un 9-50% depresión y entre un 9-52% ansiedad, en función del estudio que revises. Algunos expertos lo denominan patología dual, es decir, la adicción a la pornografía se convierte en un regulador de la ansiedad, el TDAH o la depresión, tratando de buscar una homeostasis o equilibro en la persona de forma falaz, para compensar los déficits neurobiológicos pre-existentes.

Esto hace que además de las patologías psicológicas, se sume al cuadro clínico le la incapacidad y la dependencia del consumo de pornografía para alcanzar un supuesto bienestar. En un extremo, existen pacientes que incluso han tenido intentos de suicidio asociados a la depresión y a la adicción a la pornografía, sin que esto sea lo habitual.

"Es posible poner freno a la pandemia de la desinformación y pisar el acelerador de la pandemia de la educación sexual"

En un momento en que el acceso a la pornografía es cada vez más sencillo, asequible y anónimo gracias a Internet, ¿es posible poner freno a esta otra pandemia?

Es posible poner freno a la pandemia de la desinformación y pisar el acelerador de la pandemia de la educación sexual y la información de calidad. Internet y el porno son imparables, pero los seres humanos somos más que eso. Es cierto que cierta regulación de algunos contenidos extremos violentos y del acceso a los menores de edad, son realidades factibles y viables, solo hay que tener un poco de intención política y conciencia social. Si a eso le sumamos el desarrollo de un pensamiento crítico de los adolescentes a través de programas formativos, la instauración de una educación sexual basada en la asertividad sexual, la empatía y el respeto sumaríamos unos cuantos puntos en la ‘Liga de la Educación Sexual’.

Hablemos del proyecto ‘Dale una vuelta’ del que eres asesor clínico. ¿Qué formación reciben los profesionales y educadores? ¿Y cómo asesoráis a las personas que quieren dejar su adicción y qué resultados estáis consiguiendo con el programa?

Dale una Vuelta surge de una necesidad, la necesidad de ayudar y concienciar a la sociedad española de las posibles consecuencias del consumo de pornografía y de facilitar la salida a las personas que sufren de una adicción. La formación que impartimos se basa en criterios clínicos y científicos, en estudios representativos a nivel internacional y en nuestra experiencia con el trabajo con estos pacientes. Hablamos de tecnología, de educación sexual en casa, de la sexualidad como una dimensión del ser humano que abarca lo biológico, lo afectivo, lo cognitivo, lo sociocultural y lo espiritual, de ir un paso más allá. Hablamos de los riesgos de la adolescencia, de los cambios biológicos, de las redes sociales y por supuesto de las posibles consecuencias de la pornografía, su potencial adictivo y de algunas claves para manejar estos temas tan complejos.

Recientemente hemos lanzado un proyecto muy interesante: un webinar para salir de la pornografía bajo el título 'La vida es corta, date otra oportunidad', el programa está teniendo muy buena acogida y las personas están percibiendo grandes beneficios. Más de 100 adictos están asistiendo a este programa que consta de ocho encuentros virtuales impartidos por profesionales que tratan de desgranar la adicción a la pornografía y sus complejidades facilitando herramientas para que la persona pueda salir de ella.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento