Sánchez no se pronuncia sobre una posible subida de impuestos en 2022 y apoya limitar las prejubilaciones

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este martes en La Moncloa.
EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, evitó pronunciarse este martes sobre la posible subida de impuestos para 2022 que un día antes esbozó la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sánchez se limitó a afirmar que la reforma fiscal es necesaria y a constatar que las distintas comunidades tienen diferentes opiniones sobre los contenidos que debería incluir esa eventual reforma.

El líder del Ejecutivo respondió así preguntado por las declaraciones del candidato socialista a las elecciones madrileñas, Ángel Gabilondo, que asegura que no tocará los impuestos en la Comunidad. En cambio, este lunes, Montero participó en la constitución de un grupo de expertos que analizará la reforma tributaria y avanzó que su intención es que ya en 2022 los contribuyentes con mayores rentas hagan una "contribución adicional".

La ministra de Hacienda también dijo que la reforma persigue evitar que "a nivel autonómico" se dejen "vacías de contenido" algunas figuras fiscales, "como ha sucedido en algunas comunidades", en clara referencia a la Comunidad de Madrid. El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, también se pronunció este martes a favor de la "armonización" fiscal entre las diferenes comunidades autónomas.

En palabras de Sánchez, es "evidente" que cada territorio tiene su "perspectiva" en materia de impuestos. Según el presidente, incluso en el PP hay diferentes visiones sobre los tributos. En ese contexto, el papel del Gobierno central, dijo, es "amoldar" las diferentes sensibilidades. En cuanto a las palabras de Gabilondo, dijo que el candidato hace su "propuesta para Madrid" porque se presenta a las elecciones madrileñas "con el respaldo" del PSOE-M.

En cuanto a las pensiones, el líder del Ejecutivo dijo que el plan avanzado este lunes por Escrivá es "muy positivo". Entre otras cuestiones, el ministro de Inclusión y Seguridad Social planteó la posibilidad de abonar un bonus de hasta 12.000 euros anuales a las personas que trabajen voluntariamente más allá de la edad de jubilación, y endurecer las penalizaciones a las prejubilaciones.

En esa misma línea, Sánchez dijo que el Gobierno está comprometido con el poder adquisitivo de los pensionistas y con la sostenibilidad del sistema público de pensiones, para lo que es necesario elevar la edad real de jubilación hasta alinearla con la edad legal, es decir, dificultar las prejubilaciones.

El presidente agregó que también formarán parte de la reforma de las pensiones otros dos elementos: la cotización de los autónomos en función de sus ingresos reales y los incentivos a los planes de pensiones de las empresas, para hacerlos más progresivos y eficientes. El objetivo final, concluyó, es "garantizar la sostenibilidad" y la "dignidad" de las jubilaciones de las personas mayores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento