Espadas aboga por aumentar el potencial "real y evidente" en ciencia tras premiar a jóvenes investigadores

El alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, junto a la delegada institucional del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Andalucía, Margarita Paneque, ha hecho entrega de los galardones de la octava edición del Premio Joven a la Cultura Científica, un marco en el que ha destacado el potencial "real y evidente" de la capital de Andalucía en materia de ciencia e investigación y ha apostado por incrementar esa capacidad.
Entrega de los galardones de la octava edición del Premio Joven a la Cultura Científica
Entrega de los galardones de la octava edición del Premio Joven a la Cultura Científica
AYUNTAMIENTO DE SEVILLA

Con este certamen, el Consistorio, en colaboración con el CSIC, reconoce a jóvenes cuyos trabajos han brillado en determinadas disciplinas de las ciencias y las humanidades con el objetivo de promocionar la investigación a través de su reconocimiento y divulgación. Esta anualidad se encuentra marcada por la crisis sanitaria y sus consecuencias que han provocado limitaciones de movilidad, de reuniones, o de sesiones presenciales.

En su intervención, Espadas ha puesto en valor unos premios "con solera", que han contado con 83 trabajos y estudios presentados de jóvenes de entre 16 y 30 años, "con una muestra muy representativa de las inquietudes de los jóvenes sevillanos en cuanto a la investigación: salud pública, cambio climático o igualdad de género". "Reflejan las preocupaciones, las necesidades y también los retos de la sociedad", ha dicho.

El regidor plantea el aumento de la inversión en investigación "como algo de especial relevancia" y señala que la pandemia ha hecho que la ciencia se coloque como algo prioritario ante el momento "muy complicado que se vive con las restricciones y las vidas humanas que se están perdiendo, así como por las dificultades económicas y sociales". "Hemos de salir de esta situación con algunas lecciones aprendidas, con una sociedad más fuerte que vea la inversión en ciencia como algo fundamental, así como la necesidad de tener mecanismos más fuertes para luchar contra emergencias y contingencias no previstas", incide, abogando por que "un ciudadano de a pie pueda entender que todo lo que se deposita en ciencia tiene un retorno directo a la sociedad".

Para Espadas, "hay que estar preparados para los cambios que se producen sin avisar y, para ello, hay que hacer una apuesta por el talento y por el mundo de la investigación y la ciencia". "En Sevilla, con un potencial real y evidente, se intenta que eso sea característica de los estudiantes en una ciudad con el mayor número de centros de investigación, por encima de Madrid y Barcelona en determinadas áreas", concluye.

"LA CIENCIA DEBE SER TRANSVERSAL A LA POLÍTICA"

En la misma línea, Paneque señala que este año se está siendo "más benevolente con la ciencia", ya que la pandemia "ha ayudado en gran medida a situar la ciencia en el centro de la esperanza". "La investigación está al servicio de la sociedad para buscar soluciones a los problemas", indica, advirtiendo de que "hemos aprendido que la ciencia tiene que ser transversal a la política, es decir, que todas las decisiones políticas que se tomen deben tener también un fundamento científico".

"Necesitamos ciudadanos formados en el método científico, con espíritu crítico y capacidad de tomar las decisiones adecuadas. Además, ayudará a la generación de empresas innovadoras", señala. Paneque confía en que "la gente mire cada vez más a Sevilla pero no para venir de turismo, sino para quedarse aquí y desarrollar su carrera científica e investigadora, convirtiéndose en motor de desarrollo".

Por su parte, en nombre de los premiados, Mercedes Jiménez ha destacado la "importancia" de la investigación, "especialmente médica y farmacéutica, como se ha demostrado ante la pandemia; pero también agraria para evitar desabastecimiento, cultural, del impulso de las comunicaciones, entre otras". Además, ha valorado que el ayuntamiento "aliente en este duro camino de la investigación", algo que ha calificado como "un soplo de aire fresco" y destaca el esfuerzo extraordinario de los alumnos por investigar.

LOS PREMIADOS

A la VIII edición del Premio Joven a la Cultura Científica se han presentado 83 trabajos y estudios de jóvenes con edades comprendidas entre 16 y 30 años a las tres modalidades de la convocatoria que se definen en función del grado de formación de los participantes. El jurado reconoce seis premios y nueve menciones especiales a personas o a grupos de investigadores e investigadoras.

La modalidad 'A' define la categoría de menor edad en la que se fomenta la vocación investigadora con dos premios de mil euros de cuantía. Se ha reconocido el proyecto de Julia del Palacio Lirola por 'Determinación de la reducción del dolor durante la vacunación utilizando un dispositivo termo mecánico'; y a Roberto Muñoz Girón, Carmen Funes Mejías, Blanca Campuzano García y Antonio Edmundo Amián Nuñez por el proyecto colectivo 'Implantación de energía fotovoltaica para el suministro eléctrico de un centro educativo'. También se ha realizado una mención especial a Fernando Cala Fernández por 'Infección del cuerpo carotídeo por SARS-CoV-2 como causa de la hipoxemia silenciosa en la enfermedad del Covid-19'.

La modalidad 'B' premia investigaciones de grado y postgrado sin título de doctorado con 4.000 euros. En el ámbito de las ciencias humanas y sociales se ha reconocido el trabajo de Alba María Aragón Morales por la investigación sobre la 'Interacción en contextos sociales de supervivientes de un cáncer infantil a partir de sus trayectorias vitales'.

Se ha acompañado de las menciones especiales a Irene Roldán González por 'Señor duque que tiene poca rason de no acordarse de esta hermana que le quiere bien. Edición y estudio de los procesos de intensificación en un epistolario femenino'; y a María Gamero Hidalgo por 'La erótica prohibida de Justine del Márquez de Sade. Estrategias traductológicas para evitar la censura'.

En relación a las ciencias experimentales, la mayor puntuación del jurado ha sido para Mercedes Jiménez Rosado por 'Matrices biodegradables de soja para la liberación controlada de agua y micronutrientes a plantas'. También han recibido menciones especiales María de los Ángeles Gómez Muñoz por su investigación 'Papel de la familia de proteínas Rho-GTPasas en la patología del Neuroblastomas'; y José Terrón Bautista por 'Rol de las roturas de AND mediadas por topoisomerasas en la predisposición a timomas'.

La modalidad 'C' reconoce los trabajos de investigadores doctores con dotaciones de 4.000 euros. El primero premio en el ámbito de las ciencias humanas y sociales ha sido para María García Jiménez por su trabajo de investigación 'Mujeres que se recuperan de violencia de género en la pareja. Análisis de la relación entre el proceso de liberación psicosocial de las víctimas y su participación en el procedimiento judicial contra su agresor'.

En el ámbito de las ciencias experimentales ha obtenido una mayor puntuación José David Bienvenido Huertas por 'Mitigación del impacto energético y de la vulnerabilidad climática del parque inmobiliario mediante el uso de técnicas resilientes basadas en el confort térmico adaptativo'.

Reciben una mención especial Víctor Manuel Pérez Puyana por 'Regeneración de tejido musculoesquelético: fabricación y evaluación de andamios celulares'; Eva María Verdugo Sivianes por 'Búsqueda de nuevos genes y mutaciones de relevancia en la resistencia a la terapia tumoral'; Francisco Jesús Lizana Moral por 'Soluciones avanzadas de almacenamiento y gestión de la energía térmica', y Cristina Megías Sayago por 'Catalizadores bifuncionales basados en oro para la valoración de biomasa'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento