Qué es un coagulo de sangre: cómo se forma, síntomas y tratamiento

Dos millones de españoles han recibido ya la vacuna de AstraZeneca. Ante los casos de trombosis detectados, los expertos advierten: existe una forma de detectarlos a tiempo. La clave está en prestar atención a una serie de síntomas.
Es fundamental prestar atención a los síntomas de trombosis.

Los coágulos de sangre, también llamados trombos, son los causantes de la conocida como trombosis venosa profunda, un problema que puede volverse grave y que afecta, sobre todo, a personas que no tienen movilidad o que se sometieron a una quirúrgica.

De este modo, es fundamental conocer los síntomas de trombos, poner remedio y recibir tratamiento rápidamente, así como saber cómo evitarlos, tal y como indican desde la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ) de los Estados Unidos.

¿Cómo se forma un coágulo de sangre?

Concretamente, los coágulos sanguíneos se forman cuando la sangre se endurece, pasando de líquida a sólida, bloqueando el flujo de sangre en el vaso sanguíneo. Así, se puede formar tanto dentro de las venas como de las arterias, así como en el corazón, según MedlinePlus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. 

Las causas por las que se puede dar un trombo son muy variadas pero, sobre todo, están condicionadas por la movilidad del paciente. Según la AHRQ y la American Cancer Society, estas son las causas más comunes y los factores de riesgo: 

  • Cuando el paciente ha estado mucho tiempo sin moverse.
  • Por una operación reciente. 
  • Edad avanzada, a partir de 65 años. 
  • Tratamientos hormonales, especialmente como método anticonceptivo. 
  • Padecimiento de cáncer o pacientes que se están tratando contra el cáncer.
  • Rotura de hueso, sobre todo, cadera, pelvis o pierna.
  • Obesidad o sobrepeso
  • Varices, problemas del corazón o infarto cerebral.
  • Padecimiento de coágulos con anterioridad o familiares que los padezcan.
  • Tener un chichón o moratón.
  • Estar embarazada
  • Fumar 
  • Haberse sometido a una transfusión de sangre o tomar agentes estimuladores de glóbulos rojos para algunos tipos de anemia
  • Tener una infección

Síntomas del coágulo de sangre

Entre los síntomas más comunes en las personas que sufren un coágulo de sangre o trombo, se encuentran los siguientes, según la American Cancer Society:

  • Dolor repentino de pecho
  • Dolor repentino en la pierna o en el brazo
  • Hinchazón en la pierna o en el brazo
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Dificultad para respirar
  • Una sensación abrumadora de temor o de muerte
  • Sudoración o fiebre
  • Tos con sangre

Tratamiento y cómo evitar la aparición de coágulos

Cuando se diagnostica que un paciente tiene coágulos, el médico puede administrarle diferentes medicamentos para diluir la sangre y anticoagulantes, los cuales suelen tomarse de forma planificada en el tiempo. 

La primera semana se suele administrar heparina, que actúa rápidamente, ya que se inyecta directamente. También suele usarse otros medicamentos en pastillas, como Coumadin® (warfarina). Después, se suelen dejar de administrar las inyecciones para pasar únicamente a las pastillas, que deberán seguir tomándose durante varios meses.

Desde la American Cancer Society indican que también se pueden utilizar filtros que ayudan a evitar que un coágulo se desplace hasta los pulmones o el corazón. Estos filtros especiales se colocan en una vena grande en el pecho mediante un proceso quirúrgico.

Además, se pueden seguir algunos consejos y recomendaciones para evitar la aparición de trombos: 

  • Usar ropa holgada
  • Levantar las piernas 15 cm de vez en cuando.
  • Usar medias de compresión, en caso de que lo recomiende un médico.
  • Hacer los ejercicios para las piernas y cambiar de posición a menudo. 
  • No estar de pie ni sentado más de una hora seguida.
  • Comer menos sal.
  • No fumar.
  • Evitar los golpes en las piernas. 
  • No ponerse almohadas bajo las rodillas y elevar la parte de los pies de la cama entre 10 y 15 cm.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento