Los sintecho de Barcelona reclaman los hoteles cerrados por la Covid: "Nos estamos muriendo en la calle"

  • Han fallecido 21 desde el primer estado de alarma.
  • Solo tres de los más de 300 establecimientos hoteleros cerrados en la ciudad, con 221 plazas, se han habilitado para ellos.
  • Las entidades dicen que hay más gente que duerme al raso que nunca, mientras que el Ayuntamiento apunta lo contrario.
Miembros del Sindicato de Personas Sin Hogar comiendo un bocadillo en la plaza Sant Jaume.
Miembros del Sindicato de Personas Sin Hogar comiendo un bocadillo en la plaza Sant Jaume.
ACN

Lluís, un jubilado de 70 años que no quiere revelar su apellido por "cuestiones familiares", hace dos meses que se quedó sin hogar por "motivos personales" que, asegura, no tienen nada que ver con la crisis de la Covid. Cuenta que ha conseguido una plaza para pernoctar en un albergue para sintecho, pero que le han dicho que el 9 de mayo cerrará porque llega "el buen tiempo" y no le han ofrecido "ninguna alternativa". "Ahora estoy buscando una mochila y un saco de dormir para hacer el camino de Santiago y estar un mes y medio fuera, porque no hay otra", apunta, y pide que se habiliten para las personas que se han quedado en la calle los hoteles de la ciudad cerrados por la pandemia.

Esta es también una de las principales reclamaciones del Sindicato de Personas Sin Hogar de Barcelona –del que Lluis forma parte–, en un momento en que solo están abiertos el 25% de estos establecimientos en la capital catalana, 114, según datos de marzo del gremio hotelero. "Somos conscientes de que para abrir hoteles se necesitarán muchos recursos: personal, trabajadores sociales para hacer acompañamiento, psicólogos... Pues eso mismo pedimos, muchos más recursos. Nos estamos muriendo en la calle y nos va la vida", afirman fuentes de la organización, después de que desde el primer estado de alarma por la Covid, según datos de la Fundació Arrels, hayan fallecido al menos 21 personas sin hogar en Barcelona, 17 de ellas, en la vía pública.

De los más de 340 establecimientos hoteleros cerrados, hasta el momento el Ayuntamiento solo ha logrado acordar que se pongan tres a disposición de los sintecho, que suman 221 plazas. Se habilitaron el pasado noviembre, cuando se garantizó su funcionamiento hasta finales de este abril, lo que supuso una inversión de dos millones de euros procedentes de la Generalitat. Ahora, fuentes del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias aseguran que están "trabajando para mantener los servicios abiertos" más allá de este mes.

Ni la Generalitat ni el Consistorio, aclaran, sin embargo, si se está moviendo ficha para intentar que el número de establecimientos hoteleros para sintecho crezca, mientras que desde el Gremio de Hoteles de Barcelona declinan hacer declaraciones sobre el asunto.

El Sindicato de Personas Sin Hogar de Barcelona, que nació el pasado marzo, critica, por otro lado, que mientras hay gente durmiendo en la calle, "existen decenas de miles de pisos vacíos, la mayoría de bancos, fondos buitre y grandes propietarios", y exige que no se cierre ninguno de los alojamientos para sintecho ahora en marcha.

Y es que fuentes de la organización apuntan que "hay más gente durmiendo en la calle que nunca" y no hay plazas para todos, y lo mismo afirman desde la Fundación Arrels. Según un recuento de la entidad de mayo, las personas que pernoctaban en la vía pública en Barcelona en 2020 eran 1.239, una cifra un 3,7% superior a la del año anterior, y la más elevada desde 2008 (658), cuando la fundación comenzó a contarlas.

Sin embargo, fuentes municipales señalan que el pasado febrero había 914 ciudadanos durmiendo en la calle, "la cifra más baja de los últimos tres años a las puertas del invierno". En el mismo mes de 2019, afirman, eran 1.091, y en el de 2018, 1.050. Indican, asimismo, que el Consistorio ha incrementado hasta las 2.700 las plazas de acogida, que son un 22,7% más que antes de la pandemia (2.200), y aseguran que aunque están "prácticamente llenas", normalmente quien necesita una la consigue, porque hay "una rotación muy grande" y porque "no todas" las personas sin hogar las desean.

"Nadie quiere estar en la calle si tiene una plaza definitiva", aseguran, no obstante, desde el sindicato de sintecho, y explican que las que les ofrecen son provisionales y les fuerzan a afrontar el "choque psicológico" que supone volver a quedarse sin un lugar donde dormir. Por su parte, fuentes del Ayuntamiento apuntan que las temporales son solo unas 250 del total de 2.700, las de los centros de primera acogida, y que a quienes las ocupan se les da la opción de derivarles luego a otras fijas. Desde Arrels, sin embargo, señalan que no siempre es así. Critican, además, que para hacer este "recorrido" deben aceptar normas como madrugar, ducharse a diario o no beber, algo que lo dificulta, ya que en muchos casos los sintecho tienen problemas psicológicos complejos. "Los recursos son insuficientes y además, no se adecúan a ellos", lamentan.

Lluís se queja, por ejemplo, de que en el albergue donde está le hacen marcharse a las 8:45 horas, después de desayunar, no le dejan volver hasta las 20, para cenar, y le obligan a irse a dormir entre las 22:30 y las 23 horas. Ve "perfecto", en cambio, que les hagan duchar a diario, "respetar a los demás y no armar follones". "Si no hubiera normas, cada uno iría a la suya", dice, y añade que el trato del personal del centro, gestionado por la Cruz Roja, es "muy humano". "Siempre te ayudan", asegura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento