CyL, Cantabria, Asturias y Galicia comprometen actuaciones coordinadas para la rehabilitación y aclimatación de osos

El director general de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Junta de Castilla y León, José Ángel Arranz, junto con sus homólogos del Gobierno de Cantabria, Antonio Lucio, y Principado de Asturias, David Villar, han hecho público este lunes su compromiso, junto con la Xunta de Galicia, en formalizar un protocolo general de actuación para consolidar las actuaciones que de manera coordinada vienen realizando estas cuatro comunidades autónomas en relación con la rehabilitación y aclimatación de osos pardos cantábricos.
Archivo - La osezna Éndriga en las instalaciones del Centro de Referencia para la aclimatación de osos pardos de la Cordillera Cantábrica.
Archivo - La osezna Éndriga en las instalaciones del Centro de Referencia para la aclimatación de osos pardos de la Cordillera Cantábrica.
JCYL - Archivo

El objetivo de este protocolo es la optimización de los recursos humanos y las infraestructuras de las que disponen estas cuatro comunidades autónomas para hacer frente a la gestión del oso pardo, y las nuevas necesidades y retos que demandan la mejora del estado de conservación de esta emblemática y amenazada especie de la cordillera cantábrica.

Arranz, Lucio y Villar han visitado este lunes las instalaciones del Centro de Referencia para la aclimatación de osos pardos de la cordillera cantábrica, situado en instalaciones de la Junta de Castilla y León en la finca de Valsemana (La Ercina, León).

Estas instalaciones, ubicadas en la 'Dehesa de Valsemana', en el término municipal de La Ercina, en el centro de la provincia de León, son propiedad de la Comunidad Autónoma de Castilla y León y fueron construidas en los años 80 del siglo pasado. Gracias a las inversiones realizadas en estos dos últimos años por la Junta de Castilla y León y el Ministerio para la Transición Ecológica y del Reto Demográfico, se han convertido en el Centro de Referencia para la aclimatación de oso pardos en la Cordillera Cantábrica.

En el año 2019 fue la osezna Saba quien pasó por las instalaciones para su aclimatación previa a su reintroducción en el medio natural y en la actualidad la osezna Éndriga, procedente de Asturias, finaliza su aclimatación para ser reintroducida próximamente en el medio natural.

Tienen una superficie de unas 800 hectáreas, de las cuales 300 se dedican en exclusivo a la cría en semicautividad de corzo, siendo el resto monte abierto. Cuentan con una zona de instalaciones y servicios de unas cuatro hectáreas en las que se ubica una casa museo, nave de servicios (zona veterinaria, cámara frigorífica), zona de oficinas y baños, zona de cría de mastines, y 2 oseras de 0,60 y 0,92 hectáreas cada una, encontrándose también en su recta final la construcción del centro de cría en cautividad del urogallo cantábrico.

Durante los dos últimos años se han hecho inversiones en estas oseras por valor superior a los 100.000 euros para mejorar sus instalaciones y adecuarlas a las necesidades propias de un recinto de aclimatación de osos pardos. Estos recintos seminaturales de aclimatación, que cuentan con casi 15.000 metros cuadrados, presentan arroyos con agua natural en su interior, arbolado, cuevas artificiales naturalizadas, salas de manejo y equipos de videovigilancia durante las 24 horas, además de un completo aislamiento de contacto humano, característica básica para evitar comportamientos de habituación de los ejemplares cuyo objetivo es la rehabilitación y aclimatación previa a su reintroducción al medio natural.

Estas instalaciones de aclimatación previa a la reintroducción al medio natural son decisivas para intentar devolver a osos con problemas al medio natural dándoles una oportunidad a estos ejemplares para su vuelta a la libertad y evitando así que tras su recuperación clínica su única alternativa sea como ejemplares irrecuperables en parques zoológicos o centros de educación ambiental.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento