¿Es posible tener una relación de pareja sana en la que nunca haya discusiones?

Una pareja conversando.
Una pareja conversando.
©GTRESONLINE

¿Es posible mantener una relación sana de pareja donde nunca haya discusiones? ¿Debería ser la pauta habitual a seguir o se trata, sencillamente, de una utopía? La ciencia ha hablado al respecto y un estudio llevado a cabo en 2015 por The Gottam Institute - centro especializado en psicoterapia de pareja y familia- determinó que las parejas que discuten tienen una relación más sana y fuerte.

Llegados a este punto sería preciso diferenciar, obviamente, la discusión de la pelea. Si se entiende por discusión de pareja una conversación en la que hay voluntad de llegar a un acuerdo que beneficie y convenza a ambas partes, en la que exista concordia y respeto, y en la que se utilizan argumentos sólidos; vamos por el buen camino. Por el contrario, si el acuerdo queda relegado un segundo plano y lo único qué se busca es tener la razón, se sacan a relucir quejas y reproches ajenos al asunto principal, se producen faltas de respeto o gritos, con toda probabilidad el resultado final sea nefasto.

Al respecto, el psicólogo clínico Joshua Klapow, en unas declaraciones para el medio norteamericano Elite Daily, da un paso más allá afirmando que lo realmente importante es el motivo o la razón por la que una pareja nunca discute. "Hay algunas parejas que rara vez discuten porque comunican sus deseos, necesidades, preferencias y opiniones de una manera que es aceptada y procesada por el otro", señala Klapow.

Esto, según explica el experto, no significa que las parejas que no se pelean no tengan desacuerdos. "Pero esos desacuerdos se resuelven genuinamente, o al menos se escuchan, y se trabajan. Las parejas que se comunican de forma honesta, auténtica y con énfasis en compartir información y aprender del otro frente a 'ganar' o 'perder' tenderán a discutir menos”, añade.

Por el contrario, cuando una pareja no se pelea porque quiere a evitar todo conflicto, independientemente de que pueda hacer mella en sus emociones, entonces deben encenderse todas las alarmas. "La falta de resolución de los problemas o conflictos mediante la evitación, el compromiso constante y el alejamiento o la desestimación de los mismos puede conducir a una mala comunicación en la relación y a percepciones erróneas sobre la calidad de la misma".

De hecho, según confirma este psicólogo, el miembro de la pareja que trata constantemente de evitar el conflicto puede empezar a resentirse inconscientemente (o incluso conscientemente) con el otro debido a su propia falta de atención a sus emociones.

Para que una pareja determine si no discute porque hay una buena comunicación o bien porque evita a toda costa el conflicto, bastaría según el doctor Klapow con hacerse la siguiente lista de preguntas: "¿Existen temas, problemas y situaciones que me preocupan mucho y sobre las que no estamos de acuerdo y no las tratamos? ¿Estoy evitando los desacuerdos porque no quiero pelear? ¿Tengo miedo de lo que pueda decir o hacer mi pareja? O tengo miedo de que se arruine la relación. ¿No estoy discutiendo porque simplemente ya no me importa intentar comunicarme?” Si la respuesta a una o más de una de estas preguntas fuese afirmativa podría significar que "tenéis un problema de comunicación mayor, y la falta de discusión es en realidad un síntoma de ello", dice.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento