Meghan Markle y el príncipe Harry han llamado a la policía nueve veces en los últimos meses

El príncipe Harry y Meghan Markle, en octubre de 2019.
El príncipe Harry y Meghan Markle, en octubre de 2019.
Dominic Lipinski / GTRES

Obviamente, cualquier asunto dentro de la familia real británica ha quedado opacado estos días por la muerte, a los 99 años de edad, del príncipe Felipe, duque de Edimburgo. Quiere la casualidad que se precisamente el nueve la cifra clave en esta pequeña noticia (en comparación con el fallecimiento del consorte de Isabel II) puesto que los duques de Sussex han llamado tal número de veces a la policía en los últimos meses.

En concreto, además, en los últimos nueve meses. Sí, desde julio del año pasado. Id est, desde que se mudaron a su reconocida mansión en Montecito, al oeste de Los Angeles, en el estado de California Y todo ello a pesar de las fuertes medidas de seguridad con las que han contado todo es tiempo y que ellos mismo contrataron.

Tal y como ha informado la agencia PA, Meghan Markle y el príncipe Harry han telefoneado hasta en nueve ocasiones a las autoridades de la zona por muy diversos motivos, y que ahora ha salido a la luz gracias a la ley de libertad de información en Estados Unidos, que permite al citado medio publicar los registros de la oficina del sheriff del condado de Santa Bárbara.

Según estos documentos, el principal cúmulo de llamadas se produjo nada más comenzar a vivir en la zona, pues aquel mismo julio se contabilizaron cuatro ocasiones en que hubo de acudir la policía: mientras que una de ellas fue catalogada como una petición telefónica, las otras fueron señaladas como "activación de la alarma de seguridad". Todas estas ocurrieron durante el transcurso de la mañana, eso sí.

Un mes después, en agosto, hay una anotación que se recoge como Misc Priority Incdnt y que en la edición mexicana de ¡Hola! entienden que se refiere a misconduct priority incident, un incidente prioritario por mala conducta del que no se tiene más constancia. En noviembre hay un nueva activación de la alarma.

Y llegamos a uno de los momentos clave: Nochebuena. Esa madrugada un individuo se cuela en la propiedad de los duques de Sussex. Nickolas Brooks, este hombre, volvía a repetir operación un par de días más tarde, si bien en esta ocasión los agentes consiguieron detenerle por allanamiento y entrada sin permiso en la vivienda. Lo curioso es que en febrero, a las 2.21 horas de la noche, se activó la alarma.

No es nada descabellada pues la preocupación que tiene el matrimonio, que ahora va a tener un segundo bebé, con respecto a la seguridad, algo que ya dejaron entrever en su entrevista con Oprah Winfrey y que fue el motivo por el que desde Buckingham Palace, según Harry, querían que Meghan volviese a la actuación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento