La presión vecinal evita el desahucio de una mujer dependiente y su hija en Barcelona: "Mama, hemos ganado"

  • El familiar que ha interpuesto la demanda se ha abierto finalmente a negociar.
Mireia y Josefa, su madre dependiente, celebran que se haya parado su desalojo y se puedan quedar en su domicilio.
Mireia y Josefa, su madre dependiente, celebran que se haya parado su desalojo y se puedan quedar en su domicilio.
ACN

La movilización ciudadana ha parado el desalojo de una mujer con una discapacidad del 66% con incapacidad absoluta reconocida, Josefa, y su hija de 23 años, Mireia, que afronta la situación sola desde los 18 años. El Sindicat de l'Habitatge de Sant Andreu había convocado una concentración a la puerta de la vivienda en la calle Comtessa de Pardo Bazán, a donde han acudido una cincuentena de activistas para reivindicar que la familia se quede en la casa que habitan desde el nacimiento de Mireia. 

Ella misma ha explicado que finalmente la otra parte se ha abierto a negociar. Visiblemente emocionada, Mireia le ha dado la noticia a su madre por el interfono: "Mamá, hemos ganado". 

Los manifestantes han aplaudido. No ha habido despliegue policial.

"Estoy mucho más tranquila", ha expuesto Mireia, que ha celebrado que la otra parte "finalmente hayan tenido una bombilla de iluminación y hayan querido hablar, porque hablando es como se solucionan los problemas", ha dicho. 

"No queremos hacer daño a nadie, solo luchamos por una vivienda digna y sobre todo por la situación de mi madre", ha dicho.

Mireia ha querido agradecer el apoyo de los vecinos en estos momentos difíciles. "Solo puedo estar agradecida a toda la gente que ha venido y a la que no ha podido, pero que me dan apoyo por toda la difusión por redes, por todos los comentarios y mensajes, por la ayuda y el apoyo, estoy muy agradecida."

El Sindicat d’habitatge de Sant Andreu ha explicado que la pensión de Josefa, único ingreso del que disponen, es insuficiente para alquilar otro piso. La solución que les ofrecía servicios sociales era que marcharan fuera de la comarca a buscar un alquiler más bajo, según las mismas fuentes.

El piso en el que viven era propiedad de la tía de Mireia, a la que cuidó hasta su fallecimiento. Su hija, prima de Mireia, que es propietaria de un 10% del piso, ha interpuesto la demanda que ha desembocado en el desalojo del próximo 9 de abril, según el sindicato.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento