Iglesias fía su campaña a movilizar a los trabajadores abstencionistas contra Ayuso: "Que hable la mayoría"

  • Ese será el lema de campaña de Unidas Podemos, tal y como desveló la formación este sábado
  • La posibilidad de un Gobierno con Vox y los asuntos sociales serán elementos clave de la campaña morada
  • Iglesias mantendrá el guante de seda con el PSOE y Más Madrid
El candidato de Unidas Podemos a las elecciones madrileñas, Pablo Iglesias, interviene en un acto sobre políticas de vivienda.
El candidato de Unidas Podemos a las elecciones madrileñas, Pablo Iglesias, interviene en un acto sobre políticas de vivienda.
DANI GAGO/PODEMOS

Unidas Podemos cree que la candidatura de Pablo Iglesias para el 4-M ha abierto una posibilidad real de que la izquierda se imponga en las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid. Pero la única oportunidad del bloque progresista, consideran los morados, pasa por una fuerte movilización del votante trabajador que habitualmente se abstiene. Y ese análisis se decanta en el lema de campaña que hizo público este sábado Unidas Podemos: "Que hable la mayoría".

Ese será el eslógan que acompañe a la imagen de Iglesias en los carteles electorales y a través del cual se vehiculará toda la campaña electoral de Unidas Podemos, que los morados van a centrar en actos en barrios del sur de la ciudad de Madrid y también en ciudades del llamado cinturón rojo. Se trata de distritos y localidades trabajadoras donde la izquierda es tradicionalmente fuerte, pero en las que la participación en las elecciones es habitualmente más baja que en distritos y municipios del norte y el oeste, mucho más ricos y en los que la derecha tiene sus principales feudos.

Es precisamente esta zona sur y este la que Iglesias quiere movilizar. El candidato lo ha dejado claro en sus intervenciones públicas, y fuentes de su equipo de campaña explican que la idea es sacar de la abstención a una "mayoría silenciosa" que, consideran, es contraria al Gobierno del PP, pero que normalmente no lo expresa en las urnas. Para ello, la formación cree que es imprescindible deshacerse del "clima de derrota" entre el electorado progresista, algo que -consideran los morados- ha comenzado a facilitar la candidatura de Iglesias, pero que la izquierda tendrá que seguir combatiendo durante la campaña.

En el análisis que hace Unidas Podemos hay varios elementos fundamentales con los que los morados creen que podrán fomentar el voto, pero uno de los principales es la eventual llegada de Vox al Gobierno, una posibilidad que ya ha servido al bloque progresista -y especialmente al PSOE- para activar a su electorado en anteriores comicios. El PP, considera el partido, está totalmente normalizado como fuerza de Gobierno después de más de dos décadas en la Puerta del Sol. Pero la "extrema derecha" da miedo a potenciales votantes progresistas.

La campaña de Iglesias, por tanto, va a confrontar esa posibilidad asociando a la derecha con los barrios privilegiados de Madrid y con imágenes polémicas como las del barrio de Núñez de Balboa -de clase alta- manifestándose contra las restricciones por la Covid. "El mensaje es que ellos no son mayoría, que Madrid no es de derechas, que ellos son una minoría maleducada que no cumple las normas y hace mucho ruido para que solo se les escuche a ellos, y por eso se nos olvida que nosotros somos mayoría y ellos no", resumen fuentes de Unidas Podemos.

Centrarse en asuntos sociales

Los mensajes que ha trasladado el propio candidato Iglesias durante las primeras semanas de precampaña, de hecho, ya van en esa línea. Iglesias ha apelado al "Madrid trabajador" a que salga a votar para que no sea "el barrio de Salamanca el que decida a qué colegio van sus hijos o cómo será la sanidad privatizada". E incluso ha insistido en que no pedirá el voto para Unidas Podemos, sino únicamente la movilización.

Además, frente a la reivindicación de la "libertad" y la propiedad privada frente a la supuesta amenaza de la izquierda en torno a la que gira la campaña del PP, Unidas Podemos apostará por intentar hablar de asuntos sociales, como la sanidad, la educación o la vivienda. Se trata de un terreno en el que los morados se sienten más cómodos que en la disyuntiva "comunismo o libertad" que intenta imponer Isabel Díaz Ayuso, y además fuentes moradas creen que les ayudará a ganar voz en una campaña que tanto el PP como el PSOE están tratando de reducir a una batalla entre Ayuso y el presidente Pedro Sánchez.

A ello contribuirá, entienden en Unidas Podemos, que Iglesias haya fichado para su lista a activistas como la abogada de la PAH Alejandra Jacinto, el taxista Cecilio Rodríguez o el ex portavoz del Sindicato de Manteros de Madrid, Serigne Mbayé. De hecho, fuentes moradas explican que quieren evitar que todo el protagonismo de la campaña recaiga en Iglesias potenciando esos perfiles.

Guante de seda con PSOE y Más Madrid

Con este planteamiento, el candidato morado va a mantener la misma actitud que durante las primeras semanas de precampaña: no confrontar con el PSOE ni Más Madrid y tampoco tratar de diferenciarse de ellos, ni siquiera en el debate de campaña que, previsiblemente, se celebrará. Una campaña de guante blanco que, consideran en Unidas Podemos, potencia más al conjunto del bloque progresista. 

No obstante, los morados confían en que parte del voto de los barrios y municipios menos favorecidos de Madrid, en los que tradicionalmente el PSOE es la fuerza claramente vencedora, termine yendo a Unidas Podemos. La campaña de Iglesias cree que, si la abstención se moviliza, el hecho de que el candidato socialista, Ángel Gabilondo, está apelando fundamentalmente al exvotante de Ciudadanos no le beneficiará. Y los morados también consideran que esos electores habitualmente abstencionistas del sur y el este de Madrid van a verse atraídos más por Iglesias que por Más Madrid, que funciona mejor -siempre según este análisis- entre votantes de clase media.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento