La mendicidad infantil desaparece de las calles

  • En lo que va de 2009 se han registrado 15 casos «controlados», frente a los 93 de hace cinco años.
  • La mayoría son bebés, que acompañan a sus padres.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA
Una mujer pide limosna con su bebé en la puerta de un banco.
Una mujer pide limosna con su bebé en la puerta de un banco.
ARCHIVO

Los niños tienen el derecho a criarse como tales y los adultos la obligación de garantizarles una infancia normalizada. Es una premisa que poco a poco ha ido calando en la ciudad, donde prácticamente han desaparecido los niños mendigos.

En la actualidad, el Ayuntamiento tiene «controlados» un total de 15 casos de bebés o niños que practican la mendicidad, «siempre acompañando a adultos, que, por lo general, suelen ser sus progenitores. «Aunque para nosotros sigue siendo una cifra alta, lo cierto es que la situación ha mejorado mucho de un tiempo a esta parte, gracias a las campañas que hemos puesto en marcha», explica el director del área de Bienestar Social, Manuel Martín.

Y es que hace cinco años, la estadística era preocupante: entonces se detectaron 93 casos de menores que pedían en las calles: más de la mitad de ellos eran españoles, cosa que ahora no ocurre.

De hecho, en todos los casos se trata de hijos de rumanos -menores de 15 años- que acompañan a sus padres mientras éstos piden limosna por las calles de la capital.

Las fiestas suelen ser una época en la que más los vemos, «ya que aprovechan que hay más gente que sale y sacan más dinero».

Suele ocurrir en Navidad, Semana Santa o en Corpus, de ahí a que el área de Bienestar retome en esas fechas la campaña para evitar la mendicidad infantil, iniciativas que también están encaminadas a concienciar a los ciudadanos.

Avisos a la Policía

El Ayuntamiento interviene a raíz de una denuncia o bien ciudadana, que recibe la Policía Local (en el 092), o bien de los avisos recibidos por los servicios de atención a la familias de la Junta de Andalucía.

«En cualquier caso, la primera intervención nunca es policial.

Es decir, los agentes sólo intervienen para invitar al adulto a que abandone la práctica de la mendicidad y para informarle de la prohibición de que le acompañen menores», matiza Manuel Martín.

Asesoramiento de las familias

Cada vez que se detecta un caso, Bienestar activa un protocolo de asesoramiento e intervención con las familias. Trabajadores sociales las visitan en sus casas y les informan de los diferentes recursos que pueden solicitar para acabar con la situación.

«Lo principal, es que el menor esté escolarizado y ayudar a los adultos a encontrar un trabajo». Lo habitual es verlos en zonas turísticas, iglesias o supermercados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento