El informe médico confirma pruebas de violación en el caso Sabadell: restos de esperma e inflamación de vagina

La nave industrial abandonada donde supuestamente se produjo la violación.
La nave industrial abandonada donde se produjo la violación múltiple en Sabadell.
Susanna Sáez / EFE

Los profesionales del hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) que atendieron a la victima de la Manada de Sabadell, tras la violación múltiple que tuvo lugar en febrero de 2019, han confirmado que la joven presentaba varias lesiones, inflamación de la vagina y restos de esperma en el cuello del útero compatibles con la agresión sexual. 

La perito que junto con el médico forense exploró a la joven ha asegurado que sus lesiones eran "coherentes" con su relato. Los peritos también han descrito un cuadro "severo" de ansiedad.

Ubican al menos a dos acusados en el lugar de los hechos

Así mismo, los peritos ubican al menos dos de los cuatro acusados de la violación múltiple en el lugar de los hechos la madrugada del 3 de febrero de 2019. Jawad B. sería el hombre que asedió la víctima en un bar del centro de Sabadell y se la llevó al local ocupado de Can Feu. El visionado de las cámaras de seguridad y el interrogatorio de los Mossos d'Esquadra al propio Jawal lo corroboran. 

Al día siguiente de los hechos, la policía también encontró una huella "muy reciente" de otro acusado, Redouane O., en el habitáculo donde violaron la chica. Por otro lado, el análisis de los datos del móvil de la joven también la ubican al lugar. 

La Audiencia de Barcelona juzga entre este martes y miércoles a los jóvenes acusados de agredir sexualmente o favorecer la violación de una chica de 18 años una nave industrial abandonada de Sabadell en febrero del 2019. Los cuatro principales procesados se enfrentan a penas de entre 37 y 41 años de prisión, además de la expulsión del país.

Las cámaras captaron cómo la siguieron

El relato de la noche del 2 al 3 de febrero de 2019 que hizo martes la víctima, en la primera sesión del juicio, tiene un primer momento incómodo en el bar Sabadebidoo, que está situado en el centro de la cocapital vallesana. Fue allí donde dos chicos magrebíes la habían estado asediando. Las cámaras del local confirmaron el contacto de la chica con esos chicos, según ha detallado este miércoles la perito que se encargó del visionado.

"Cuando la chica se marchaba del local, uno de estos individuos estaba sentado en la calle, ante la puerta, y cuando la víctima salió él empezó a andar en la misma dirección", ha explicado el agente. Otro agente ha añadido que, en otra cámara de una entidad bancaria, se vuelve a ver a la chica y, pocos metros detrás, al chico que la seguía.

Según la explicación de la víctima y las pruebas aportadas por los Mossos d'Esquadra, esta persona seria Jawad B., que fue detenido al día siguiente mismo de los hecho al local ocupado donde tuvo lugar la violación. El 4 de febrero, una patrulla acompañó a la víctima a hacer el recorrido de la noche anterior y, una vez llegaron al lugar, se encontraron con Jawad.

El agente que lo detuvo ha explicado que el propio acusado reconoció haber estado la noche anterior en el lugar de los hechos y que vio a muchos chicos entrando y saliendo de una de las habitaciones. Además, la víctima reconoció su voz. "Le informamos que quedaba detenido y en aquel momento dejó de entender el idioma", ha explicado el agente.

De hecho, la lengua ha estado también un elemento muy presente en el juicio, puesto que los acusados han solicitado una intérprete, que ha ido traduciendo todas las intervenciones que ha habido a lo largo de las dos sesiones. Aun así, varios testigos, incluso próximos a los acusados, han afirmado que entienden perfectamente el castellano.

Los peritos encontraron una huella "reciente" en el local

Otra de las pruebas recogidas al día siguiente de los hechos fue una huella que se encontró en una vitrina del local donde violaron a la joven. En su informe, del que se ha ratificado, el agente encargado de la prueba identificó aquella huella como la de Redouane O., otro de los acusados.

"En un lugar con tanta suciedad y carencia de mantenimiento, que se revele una huella con tanta nitidez, quiere decir que es muy reciente", ha dicho el perito, quien ubicaría al acusado en el lugar de los hechos en el momento de la violación. Durante el cacheo también se analizaron otros objetos, pero el resultado no ha transcendido durante esta la sesión del juicio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento