Claves de la Manada de Sabadell: solo 4 de 9 investigados van a juicio y la versión de la víctima es puesta en duda: "¿Está segura de eso?"

Uno de los cuatro acusados de la manada de Sabadell ha declarado este miércoles que mantuvo "una relación sexual consentida" con la víctima, mientras que los otros tres han sostenido que no estuvieron en la nave industrial donde ocurrió la agresión.
Uno de los cuatro acusados de la manada de Sabadell ha declarado este miércoles que mantuvo "una relación sexual consentida" con la víctima, mientras que los otros tres han sostenido que no estuvieron en la nave industrial donde ocurrió la agresión.

La Audiencia de Barcelona juzga a cuatro personas por el caso de la llamada Manada de Sabadell, la violación múltiple perpetrada en contra de una chica en una nave abandonada de la localidad catalana. 

Se espera que este miércoles se celebre la última jornada del proceso, con la presentación de informes periciales y las conclusiones finales. 

El caso, ocurrido en febrero de 2019, ha dado varios giros: al principio se detuvieron hasta a nueve personas por los hechos, pero solo dos fueron ingresadas en prisión. Uno de los investigados se dio a la fuga aprovechando que estaba en libertad vigilada. Finalmente, solo cuatro han sido llevadas al banquillo de los acusados.

Además, el juicio comenzó con polémica, ante el duro interrogatorio que tuvo que sufrir la víctima por parte del fiscal, que en varias ocasiones interrumpió su relato para preguntarle "¿Está segura de eso?". Las siguientes son las principales claves del caso.

Sorprendida tras una fiesta

Los hechos ocurrieron en la madrugada del domingo 3 de febrero de 2019 en Sabadell. La víctima, que ahora tiene 20 años, en ese momento tenía 18. Había estado en una fiesta en un local de ocio en el centro de la ciudad, y al salir de ella fue abordada por un hombre que no ha podido ser identificado.

Este hombre la sorprendió por la espalda y la sujetó por el cuello. Acto seguido, según el propio relato de la víctima, fue arrinconada en contra de una pared, en donde la agredió sexualmente haciéndole tocamientos.

Nave abandonada

Nave industrial okupada en Sabadell (Barcelona), donde supuestamente se produjo una violación múltiple a una joven de 18 años.
Nave industrial okupada en Sabadell (Barcelona), donde supuestamente se produjo una violación múltiple a una joven de 18 años.
GOOGLE STREET VIEW

La víctima ha manifestado que se quedó aturdida y sin capacidad de reacción. El hombre la sujetó del brazo y la llevó hasta una nave abandonada en la carretera de Terrassa, en el barrio de Can Feu, donde vivían personas sin techo. Dentro de ese edificio se encontraba un grupo de jóvenes que supuestamente vivían ahí como okupas, entre los que se encontraban los cuatro que ahora están siendo juzgados.

Este edificio estaba pendiente de una ejecución judicial que permitiese su clausura, según el Ayuntamiento de Sabadell. Los vecinos habían denunciado la situación de ocupación y estado de la nave, así como múltiples incidentes protagonizados por sus ocupantes.

Carme Farràs, presidenta de la Asociación de Vecinos del barrio de Can Feu, asegura que habían alertado al consistorio "de la ocupación, dentro se quemaban objetos, se produjeron atracos, robaron en el interior de coches y hasta intimidaron a gente en una plaza cercana donde se suelen reunir a beber".

Violada por tres personas, solo uno detenido

Siempre según el relato de la víctima, el hombre que la había llevado a la fuerza avisó al grupo que la iba a violar. Ella se había quedado acurrucada en el suelo, paralizada por el miedo, e incluso se orinó encima. 

"Estaba llorando muchísimo, temblando muchísimo y suplicando que me dejaran, que no diría nada. No sabía si me iban a matar"

"No podía huir (...) Estaba llorando muchísimo, temblando muchísimo y suplicando que me dejaran, que no diría nada", ha detallado la mujer. "No sabía si me iban a matar".

Este sujeto la cogió entonces y la metió en un habitáculo donde la desvistió y la atacó sexualmente, a lo que ella se resistió inútilmente. Después entraron otras dos personas que también la violaron. La víctima ha declarado que la penetraron vaginalmente, analmente y que la obligaron a hacer felaciones. 

De estos tres atacantes, solo uno ha podido ser identificado, detenido y acusado: Mohamed A.que está en situación irregular en España. Su perfil genético apareció en las pruebas biológicas realizadas por los peritos.

El perfil genético de otro de los agresores, K.O., también apareció en las pruebas. pese a ello, fue puesto en libertad condicional por el juez, lo que aprovechó para darse a la fuga. Se presentó a firmar dos veces, pero ya no acudió a la cita del 22 de febrero de 2019. Las autoridades han emitido una orden de busca y captura.

El tercer agresor, el hombre que la llevó por la fuerza a la nave abandonada, no ha podido ser identificado. Desde el principio la víctima se ha referido a tres atacantes, aunque la investigación solo ha podido establecer la participación de dos.   

Nueve investigados, pero solo cuatro acusados

La chica recuerda que, tras ser agredida, sus atacantes salieron con ella a la calle, y que ya estaba amaneciendo. Aprovechó el descuido de sus captores para dirigirse contra un coche que en esos momentos salía de una vivienda. Se subió sin más al mismo y pidió a sus tripulantes ayuda. Ellos la llevaron a que recibiera atención médica.

Los Mossos recibieron ese mismo domingo la denuncia de la víctima e hicieron seis detenciones, a las que en las semanas siguientes se sumarían otras tres. En total, hubo nueve detenciones por el caso, pero solo dos permanecieron en prisión preventiva: Mohamed A., detenido desde un principio como uno de los autores materiales de la violación, y otro de los participantes, que gozó de libertad vigilada pero después el juez le decretó ingreso en abril de 2019 por su "altísimo riesgo de fuga". 

Finalmente, solo cuatro de estos implicados (de entre 25 y 30 años) han sido llevados a juicio. Mohamed A. como autor material, acusado de un delito de agresión sexual y dos como cooperador necesario; y otros tres, J.B., R.O. y M.B., acusados de delitos de agresión sexual como cooperadores necesarios, ya que, aunque no tuvieron acceso carnal a la víctima, estuvieron presentes durante los hechos y no hicieron nada por evitarlo. Las penas que se piden en su contra están entre los 37 y los 41 años de prisión.

Duras preguntas a la víctima

Interrogatorio de la víctima de la violación múltiple en Sabadell

En la primera sesión del juicio, celebrado este martes, lo que ha despertado la polémica ha sido los duros términos en los que el fiscal ha efectuado su interrogatorio a la víctima, poniendo en duda algunos de los detalles de su relato.

Por ejemplo, le preguntó que "cómo sabía" que sus agresores discutían si no entendía el idioma en el que hablaban, puesto que ellos son de origen marroquí. También le preguntó si recordaba que "eyacularan" dentro de ella.

El representante del Ministerio Público ha insistido en cuestionarle también si estaba "segura" de lo que narraba, y que aclarara a qué se refería con que la forzaron a mantener relaciones sexuales "con violencia", pese a que la mujer había contado ya que la habían sujetado con fuerza para violarla y obligarla a hacer felaciones. "Esto ya lo he explicado", respondió ella notoriamente afectada.

Y cuando la víctima pormenorizaba los detalles del ataque con la voz ahogada entre lágrimas, el fiscal le espetó: "¿Cómo termina este suceso?"

Por si no fuera suficiente, la mujer tuvo que soportar también el interrogatorio de la abogada del principal acuisado, Mohamed A., que también puso en duda su relato al preguntarle si las violaciones habían sido "relaciones consentidas" o cuestionando por qué no "chilló" o "llamó a un timbre" mientras era llevada por la fuerza a la nave. El tribunal cortó a la letrada al considerar que la pregunta "no aportaba nada".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento