Entrevista | Rayden: "Entre cabeza y corazón, elijo 'bocación', con 'b'"

  • El rapero publicó en marzo su nuevo álbum, ‘Homónimo’, donde rinde culto a la palabra desde todos los ángulos posibles.
  • El músico también prepara su primera novela, 'El acercamiento de la mujer cactus y el hombre globo'.
El rapero y escritor Rayden posa para '20minutos'.
El rapero y escritor Rayden posa para '20minutos'.
JORGE PARÍS

Rayden lanzó el pasado 19 de marzo Homónimo (Warner), el disco que cierra la trilogía que inició con Antónimo (2017) y continuó con Sinónimo (2019); y que representa un recorrido que va "del continente al contenido" para ensalzar el poder de aquello que, desde hace mucho, nutre su vida y su trabajo: la palabra. 

¿Qué significa para usted este álbum? Creo que lo guay es que pone la guinda. Para hablar de él, tengo que hablar de la trilogía entera. Homónimo se sustenta en el antónimo, a partir de un carácter que está en contra de muchas cosas; y desde el sinónimo, hablando desde el hogar. Al igual que hay actrices y actores de método, yo me considero un músico de método que quiere buscar en el más allá y forzar. Empecé a cuestionarme cuál es el mayor homónimo que existe, y creo que es una canción. La canción se puede llamar igual para todo el mundo, puede durar lo mismo y tener el mismo orden de aparición de instrumentos, pero para cada uno tiene un significado diferente.

Sus dos últimos trabajos fueron número uno. ¿Se siente presionado? No, qué va. Esto me da herramientas para poder hablar con Warner y que sigan confiando en mí para que la hexalogía, ese sueño tan loco que tengo, sea posible. Cuando ellos ven que los dos discos anteriores han sido número uno, saben que hay muchas personas detrás que me están apoyando. En los tiempos que corren, es una pasada que la compra de discos haya bajado a la mitad, pero que en los míos no se haya notado. La firma de discos fue una locura, me quedé siete horas firmando. Por horario de Covid, en las dos últimas horas tuvimos que firmar muy rápido. Todo esto me permite que Warner me deje soñar fuerte.

Con Homónimo saca a la luz vídeos caseros donde aparece rapeando con veintitantos. Hay imágenes de archivo de todo, se me pone la piel de gallina de pensarlo. Para el álbum, busqué muchas cosas a nivel visual. Hablé con mis amigos, los de la banda, mi madre... A ella le dije: 'Oye, escanéame fotos de cuando era pequeñito'. En el videoclip de Himno del centenario salen fotos de cuando tenía cuatro añitos, la edad de mi hijo, Diego. Creo que en este disco se ve más a David que a Rayden.

Como rapero, ¿qué opina de la evolución que ha vivido la escena de música urbana? Otros géneros más allá del rap han cogido fuerza en los últimos años. Yo pienso que la gente busca destacar como sea. Dentro de seis meses o un año, la gente comenzará a hacer pop-punk, con autotune y todo. No habrá tanto trapero, ya verás. Cuando empiezas, necesitas hacerte un hueco como sea. Lo que veo es la traducción de lo que ocurre en Estados Unidos. Antes, Machine Gun Kelly hacía rap, después trap y ahora hace pop-punk. La escena está más desdibujada que nunca, al mismo nivel que los oídos de los oyentes. Y lo digo para bien: vivimos un momento guay porque las propuestas, sean más o menos ortodoxas, son muy buenas. 

En el último lustro se ha generado un gusto de festival multiestilo. Ahora puedes escuchar Love of Lesbian, Ayax y Prok, Vetusta Morla, Iván Ferreiro, Rosalía... Y esto favorece al público, porque significa que nos estamos liberando de prejuicios. Y también hay que tener en cuenta que el rap  tiene 35 años en España. 

El rapero y escritor madrileño, Rayden.

RAYDEN

  • Alcalá de Henares, Madrid. 1985, músico y escritor.
David Martínez Álvarez da vida a Rayden, un artista que lleva más de 20 años en la música, periodo en el que ha colaborado con una veintena de artistas de distintos géneros. Antes de actuar en solitario, formaba parte del grupo de Rap A3Bandas y Crew Cuervos. Su trayectoria ha sido premiada en varias ocasiones, pues fue nominado a mejor artista español en los MTV Europe Music Awards en 2015,​ así como a mejor artista en los Premios de los 40 Principales. En los premios MIN obtuvo el galardón a mejor artista y a mejor videoclip por 'Matemática de la carne'. También es conocido por haber publicado tres libros de poesía y por su carácter solidario y sus labores sociales.

¿Qué debe tener una canción para ser de calidad? Tiene que llegarle al oyente sin que se pierda la energía con la que se escribió. Ni el contexto ni el código ni el canal deben desvirtuar lo que tú quieres decir en el mensaje. Ahí está la clave del éxito. Hay mil maneras de hablar de una temática, pero solo dos o tres desde un punto de vista atractivo, como la música que lo arrope, el contexto histórico, el código, la mezcla...

Opina que "hay una delgada línea entre decir lo que uno siente en una canción y que sea un mensaje panfletario". Cuénteme más. Es que no se nos tiene que olvidar que estamos haciendo canciones. Por caer en el panfleto puede perderse el sentido de la canción.

"Por caer en el panfleto puede perderse el sentido de la canción"

¿Cómo vivió usted la encarcelación del rapero Pablo Hasél? Yo soy una de las personas que firmó en contra. Me parece que no es de recibo. Si intentamos llevar a lo penal a alguien por escribir unas letras se tendría que tener el mismo rasero con lo contrario. Hay algunos grupos nazis que llevan toda la vida diciendo verdaderas burradas y nadie les dice nada. Esto también pasa en las manifestaciones: en unas pasan unas cosas y en otras todo son caricias y palmitas. Y yo también digo burradas a veces, pero de otra forma.

En el disco anterior, en Habla bajito, decía: 'No todos los Borbones son ladrones / también los hay buenos / como el hermano pequeño del rey campechano'. Me pueden decir que 'yo hablo de que el único Borbón bueno es el asesinado'. Pues no, yo no he dicho eso. Hay veces que se transmiten grandes pensamientos con sentido crítico, pero se pierden porque solo son ideas con un fondo musical, no canciones. Cuando lanzas una crítica de manera elegante, duele más, pica más. Pero esa es mi visión, claro.

El músico y escritor madrileño, Rayden.
El músico y escritor madrileño, Rayden.
JORGE PARÍS

Pero usted es muy conocido. ¿Es difícil medir las palabras sin caer en la autocensura? Yo creo que cada vez voy a peor. Me gusta sacar la vena crítica porque yo lo soy en mi día a día. En el vídeo de Don Creíque hago de banquero, cura, ‘Cayetano’ y antidisturbios. Me visto de cirujano y les hago a todos una operación a corazón abierto: al banquero le saco unas llaves por los desahucios; al cura, unos peluches ensangrentados por los casos de pederastia; al ‘Cayetano’ le saco serpentinas con la bandera de España y, al antidisturbios, unas esquelas por quienes han perdido la vida manifestándose.

Yo no tengo el sentido de autocensura, no pienso en qué pensarán. Solo intento proponer cosas. Una de las reflexiones que tengo a día de hoy es el concepto de la sociedad líquida, de Bauman. ¿Por qué tenemos según qué grescas con algunos credos sólidos que parecen no cambiar? La fe, la patria, la justicia y la banca, por ejemplo. Cuando se pierde humanidad se producen esta serie de cosas. Ni siquiera podemos creer en nosotros mismos, porque todo lo que nos imponen como la verdad absoluta hace que se nos revuelvan las tripas. 

Sobre la canción La mujer cactus y el hombre globo dijo que "la vida se vive 'a pesar de', no 'gracias a". ¿Por qué? En estos tiempos que corren, vivimos a pesar de las adversidades. A partir de los veinte años empezamos a dudar de lo que nos habían inculcado, de lo que creíamos como casa. Lo cuestionamos todo, pero a pesar de la suma de contradicciones y de los derrotismos, somos lo que somos. Despegarse del 'vivir de' y hacerlo 'a pesar de' no es malo, sino una cosa muy bonita: significa que ya les estamos dando nuestro propio significado a las cosas.

"A partir de los veinte años empezamos a dudar de lo que nos habían inculcado, de lo que creíamos como casa"

Prepara su primera novela, El acercamiento de la mujer cactus y el hombre globo. ¡Sí! Esto fue una propuesta que me hizo Espasa. Al principio pensaba que no sería capaz de hacer este reto, pero cuando pasaron dos semanas ya tenía los dos primeros capítulos. Ofrezco una historia de dos amantes diametralmente opuestos, de dos personas antagónicas que lo son incluso con su familia. Sahara trabaja en una floristería y, al contrario que su familia, que es muy humilde, ella es una capitalista que flipas. Solo quiere que la gente sea infiel porque piensa que la estabilidad en el amor es la muerte de la flor. Ziro, en cambio, nace en el seno de una familia rica. Él odia a su padre y se escapa de casa, se pone a trabajar y se caga en todo. Los dos protagonistas se conocen y todo cambia.

Hago una crítica a la sociedad y a la lucha del capital contra el ser humano. En estos tiempos polarizados nos piden que nos posicionemos en blanco o en negro, pero todos somos escalas de grises.

Ha contado en más de una ocasión que hay dos cosas que dan sentido a su vida: la música y su hijo. Siempre habla de Diego. ¿Qué le aporta? ¿Con qué ojos mira uno el mundo cuando se convierte en padre? Ser padre no me ha cambiado la vida: me la ha potenciado. Lo que antes no me preocupaba, ahora me preocupa más; y lo que antes no me gustaba tanto, ahora me gusta más. Es cierto que es una pasada. Conozco muchas actitudes de mi hijo. Y me sirve, me gusta. Sé cómo es él. Ya se ha dado cuenta, además, de que su padre tiene un trabajo diferente, ni mejor ni peor que el de otros padres. En la semana de las profesiones, yo me flipé como Barney Stinson en su currículum. Decía: 'Hola, soy el papá de Diego y hago dos cosas: escribo libros y hago canciones, me junto con mis amigos músicos y toco delante de miles de personas'. Es muy bonito crecer con él, es un buen ancla. Siempre que he tenido miedo a que se me escape el globo, mi hijo es la mejor persona que puede haber para sujetarlo.

En un pulso entre cabeza y corazón, ¿por cuál se decanta? Elijo 'bocación', con 'b'. No es ni cabeza ni corazón. Muchas veces, por miedo a decir las cosas, no expresamos lo que sentimos, pero la boca siempre sabe qué decir.

En Homónimo rinde homenaje a la palabra. ¿Cuál escoge? Empatía, sin duda.

El rapero y escritor madrileño, Rayden.
El rapero y escritor madrileño, Rayden.
Jorge Paris
Mostrar comentarios

Códigos Descuento