Las 'rebeldes de Los Trigales', escollo para el nuevo Mercamadrid

  • El Ayuntamiento de Madrid necesita desalojar dos viviendas en el poblado Los Trigales para ampliar el mercado.
  • El juez lo ha evitado tres veces y las familias denuncian acoso.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MADRID.
Agentes de la Policía Municipal hablan con Mari Carmen, que aguardaba en el interior de su casa.
Agentes de la Policía Municipal hablan con Mari Carmen, que aguardaba en el interior de su casa.
JORGE PARÍS

Las casas de las hermanas Carmen y Natividad Gázquez, en Los Trigales (Puente de Vallecas), están cercadas por una zanja y montañas de tierra. A diez metros de sus viviendas, las excavadoras ejecutan las obras de ampliación de Mercamadrid. Sus terrenos entran en el proyecto, pero se han convertido en un escollo para los planes del Ayuntamiento. Las máquinas no pueden avanzar en su parcela porque ellas se resisten a irse.

Nací aquí, no me moveré si no me realojan

El área de Urbanismo lleva tres años intentando echarlas de sus casas, dos infraviviendas construidas por su bisabuelo en los años 50 en unos terrenos comprados a Renfe. "Nací aquí, no me moveré si no me realojan", advierte Carmen, que vive con sus hijas de 13 y 21 años. Hasta hace un año, convivían en el barrio con otras 30 familias. Pero sus vecinos no resistieron a la piqueta del Ayuntamiento y ahora son las últimas supervivientes de Los Trigales.

Este jueves por la mañana han vuelto a ganar otra batalla. El Ayuntamiento quería desalojar a Carmen a las 9.00 h. Ella se encerró en casa, dispuesta a resistir. Pero el desalojo se quedó en nada. Un funcionario de Urbanismo, acompañado de dos policías, llegó a su vivienda, confirmó que no quería abandonar voluntariamente la casa y se marchó.

"Habría sido delito"

En realidad, no podían echarla. El Ayuntamiento había pedido una orden de desalojo, pero un juez de lo Contencioso se la denegó. "Sacarla de su casa habría sido un delito, lo que pretendían era ilegal", explicó su abogado, Roberto Alonso. De hecho, Carmen tiene la ventaja de la Justicia: tres jueces distintos han rechazado en sendas ocasiones el derribo de su casa.

Es un acoso en toda regla, quieren que nos cansemos y nos vayamos

El Ayuntamiento, sin embargo, dice que está "cumpliendo todos los requisitos legales". Según fuentes de Urbanismo, la denegación judicial se debe a «un defecto de forma y no al fondo del desahucio». Además, frente a la versión de las familias y el juez, los portavoces municipales argumentan que "carecen de título para habitar allí". Por tanto, volverán a pedir otra orden de desalojo.

Tres meses de retraso

Mientras, las obras de ampliación de Mercamadrid acumulan tres meses de retraso. El presidente de la lonja, Luis Blázquez, dijo hace un año que la urbanización de la zona estaría acabada en enero. Actualmente, las máquinas aún están retirando tierra para asfaltar las calles. Urbanismo niega que las rebeldes de Los Trigales estén afectando a las obras, "por el momento.

Sin embargo, necesitan esos terrenos para culminar el plan y en los últimos meses han intensificado la presión a las familias. "Es un acoso en toda regla, quieren que nos cansemos y nos vayamos", se queja Nati. Denuncian que les han cortado la luz y les han roto tuberías. Además, les pusieron un guardia al final de su camino para controlar las entradas y salidas. "Quieren que nos vayamos por sus narices. Pero nosotros somos David y ellos, Goliat", protesta Carmen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento