Qué es la oniomanía o trastorno de compras compulsivas (TCC), por qué se produce y cómo se trata

  • Se calcula que entre un 5 y un 7% de las personas en España padecen trastorno de compras compulsivas (TCC)
El fácil acceso a las compras on line ha producido un aumento de los casos de compras compulsivas
El fácil acceso a las compras on line ha producido un aumento de los casos de compras compulsivas
Andrea Piacquadio / Pexels

El problema de la adicción a las compras no es nuevo, de hecho, ya hablaban de él los psiquiatras Emil Kraepelin y Eugene Bleuler a finales del siglo XIX. Sin embargo, comprar es hoy más fácil que nunca, pues basta tener un smartphone para poder adquirir casi cualquier cosa sin necesidad de moverte del sofá de casa. Este acceso ha hecho que sea cada vez más común el trastorno de compras compulsivas (TCC). También conocido como oniomanía o el Síndrome del comprador compulsivo es un trastorno del control de los impulsos que lleva a quien lo padece a adquirir cosas superfluas de manera compulsiva y sin control.

Aunque no se sabe con certeza cuánta gente padece este trastorno, se calcula que afecta, en mayor o menos grado, a entre un 5 y un 7 % de la población en España, y que es más común en mujeres que en hombres y en personas de entre 18 y 30 años.

En qué consiste el TCC

El trastorno de compras compulsivas es un síndrome que se enmarca dentro de los trastornos del control de los impulsos y comparte características con otras conductas adictivas como la ludopatía o la cleptomanía. De hecho, el sentimiento de euforia que produce el momento de comprar es similar al que se produce cuando un cleptómano roba algo, un ludópata juega o un adicto a las drogas las toma.

Las personas que lo padecen sienten la necesidad irrefrenable de comprar, lo que lleva a gastar mucho más dinero del que deberían, lo que pueden traerles graves consecuencias a medio y largo plazo, como problemas económicos, laborales, sociales y familiares. Algunos de los ‘síntomas’ que caracterizan este trastorno son:

•Ansiedad general por consumir y falta de autocontrol por dejar de comprar.

•Una vez realizada esta compra, se siente un placer muy momentáneo, que se transforma poco después en insatisfacción.

•Irritabilidad y cambios de humor, la igual que ocurre en otras adicciones.

•Sentimiento de culpabilidad y vergüenza tras gastar dinero.

•Insomnio por padecer inquietudes, sobre todo las relativas al dinero.

En general, las mujeres que padecen este trastorno tienden a realizar compras compulsivas en relación a la ropa, zapatos, maquillaje, complementos, mientras que los hombres son más proclives a adquirir aparatos electrónicos, nuevas tecnologías, deporte… También es muy común que se compren marcas caras, muchas veces con la excusa de que están baratas o son una ganga.

¿Qué causa el síndrome de comprador compulsivo?

Las causas que llevan a una persona a convertirse en compradora compulsiva son muchas y muy complejas. Por un lado, nos encontramos en una sociedad consumista en la que tener determinados objetos y seguir las tendencias proporciona determinado estatus. Si a esto le sumamos que comprar es más fácil que nunca, se produce el caldo de cultico ideal para que podamos comprar de manera compulsiva. Sin embargo, una sociedad consumista por sí misma no nos convierte en compradores compulsivos, sino que hay determinados factores que influyen:

•Padecer otros trastornos psiquiátricos, como ansiedad, alternaciones del estado de ánimo, depresión, trastornos obsesivos compulsivos, de la alimentación u otro tipo de adicciones.

•El estrés también predispone a padecer con TCC, pues el individuo consigue evadirse temporalmente de sus problemas y conseguir placer a través de las compras.

•Baja autoestima. Las personas con una baja autoestima son más propensas a sucumbir a la presión social y a buscar la aceptación social adquiriendo objetos de valor, yendo a la moda, etc.

•Sentimientos de soledad o vacío personal. Las personas que se sientes solas, vacías, etc. buscan llenar el hueco interno que padecen con el placer momentáneo que les producen las compras.

¿Cómo se trata el trastorno de compras compulsivas?

Como todas las adicciones se pueden tratar, aunque el tratamiento puede llegar a ser largo y complejo. Además, deberá contar con la colaboración y la implicación del entorno del paciente, especialmente de su familia, pues muchas veces el afectado no reconoce el problema. El tratamiento más eficaz contra el trastorno de compras compulsivas es una combinación de terapia psicológica y psiquiátrica.

Terapia Cognitivo-Conductual. Se trata de una terapia psicológica destinada a cambiar los patrones de comportamiento del paciente. Después de analizar y descubrir qué lleva al paciente a actuar de una determinada manera y proporcionarle las herramientas para evitar las conductas no deseadas. Por ejemplo, se entrena a las personas con oniomanía a gestionar sus estados de ansiedad para que esta ansiedad no le lleve a comprar compulsivamente. También son muy eficaces las terapias grupales, donde se comparte la propia experiencia con sujetos que presentan el mismo problema.

Tratamiento farmacológico. El tratamiento con fármacos, que deberá ser recomendado por un psiquiatra, consiste en administrar inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como citalopram, paroxetina, sertralina… medicamentos destinados a tratar alteraciones del estado de ánimo, como depresión, TOC o trastornos de ansiedad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento