Ignasi Guardans
Ignasi Guardans, director general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales. J.C Hidalgo / EFE

El hasta ahora eurodiputado de CiU, Ignasi Guardans, ha dicho que no piensa dejar la militancia en Convergència pese a haber aceptado un cargo en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y ha recordado que hubo otros convergentes que participaron en el Ejecutivo de José María Aznar.

Mi lealtad al Gobierno español es compatible con mi militancia en CIU

Guardans ha respondido a determinadas insinuaciones sobre su posible renuncia al carné de CDC tras aceptar la oferta de la nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, para
dirigir el Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA).

Si bien el portavoz parlamentario de CiU, Oriol Pujol, le instó a "reflexionar" sobre si debe seguir militando en Convergència, hoy Guardans ha remarcado su intención de continuar como militante de base: "No tengo por qué darme de baja de nada".

CiU recurre a la política del Kleenex, que consiste en usar y tirar a los políticos del partido

Según Guardans, su "lealtad" al Gobierno español "es compatible" con su militancia, al igual que ocurrió en otros casos similares. En este sentido, ha comentado que Pujol "tiene muy poca memoria" porque "no soy el primer director general de Convergència; ha habido unos cuantos".

Además, Guardans se ha quejado de que CDC recurra a menudo a la "política del Kleenex", que consiste en "usar y tirar" a los políticos del partido, sin aprovechar todo su potencial. Guardans ha procurado rebatir ciertas afirmaciones vertidas desde CDC y, así, ha negado que la nueva ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, firmara el manifiesto promovido recientemente desde Madrid contra el catalán.

Hay gente que tiene ganas de hacer daño a la ministra

"Hay gente que tiene ganas de hacer daño a la ministra", ha dicho Guardans, que ha asegurado que González-Sinde "no es una enemiga del catalán" sino que incluso apoyó el doblaje al catalán en el cine.