El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que este sábado prometió una "alianza de iguales" a América Latina, saludó y estrechó la mano a los líderes de la región que más han criticado a su país, entre ellos el venezolano Hugo Chávez, quien le dijo que quería ser su amigo.

Antes de comenzar la ceremonia de inauguración de la V Cumbre de las Américas, Obama dio amistosos apretones de mano a los mandatarios de Venezuela, Hugo Chávez; Nicaragua, Daniel Ortega, y Bolivia, Evo Morales. El líder boliviano fue el primero en recibir el gesto amistoso.

Mientras ambos esperaban el comienzo del himno nacional de Trinidad y Tobago, el país anfitrión, Obama se acercó a Morales y le estrechó la mano. Los tradicionales adversarios de Estados Unidos durante la Presidencia de George W. Bush (2001-2009) celebraron e hicieron público el gesto de Obama, de quien los dirigentes latinoamericanos, en general, esperan un cambio de las relaciones con la región.La

La V Cumbre de las Américas se celebra en Trinidad y Tobago

En el salón del hotel Hyatt Regency de Puerto España, capital de Trinidad y Tobago que acoge desde hoy la cita continental, Chávez se encontró con Obama, a quien manifestó su deseo de forjar una amistad.

"Con esta misma mano hace ocho años yo saludé a Bush. Quiero ser tu amigo", le dijo al nuevo mandatario estadounidense, al entrelazar con ahínco su mano, según un comunicado del Gobierno de Caracas que facilitó fotografías del saludo.

Chávez se refería a su saludo a Bush durante la III Cumbre de las Américas celebrada en Québec, aunque hace cuatro años en la reunión de Mar de Plata ambos se evitaron y no se dieron la mano. Fue un apretón de manos sincero y sonriente, según se desprende de esas imágenes, en las que se aprecia cómo ambos gobernantes conversan.

Obama también tuvo ese gesto con el jefe de Estado de Nicaragua, a quien le expresó en español su "gusto" en conocerle y le dio la mano en la misma sala, donde todos los presidentes tuvieron un breve encuentro previo a la inauguración de la V Cumbre de las Américas. Así lo anunció Ortega durante su discurso ante los mandatarios, cuando intervino en nombre de los países centroamericanos.

Cambio de relaciones

"Me respondió en español y yo le dije palabritas en inglés. Es el cuarto (presidente de EEUU) con el que me encuentro", detalló el nicaragüense. Ortega recordó así que en el pasado tuvo la oportunidad de reunirse con los jefes de Estado Jimmy Carter, Ronald Reagan y George Bush (padre); y en este sentido hizo votos por que las relaciones de Estados Unidos con América Latina den un giro.

Tras estos apretones de manos, Obama también saludó a la presidenta chilena, Michelle Bachelet, y al líder brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva. Previamente había conversado brevemente con el primer ministro canadiense, Stephen Harper, y el gobernante colombiano, Álvaro Uribe, mientras que con dirigentes caribeños abordó asuntos económicos, informó un alto funcionario de la Casa Blanca.

Los presidentes de América Latina y el Caribe convocados a la Cumbre de Trinidad y Tobago sienten que con Obama puede cambiar la relación entre Estados Unidos y la región, sobre todo después de que el nuevo jefe de la Casa Blanca retirara las restricciones de viajes y envíos de remesas a la isla para los cubano-estadounidenses. Obama añadió a su llegada a la cumbre: "Buscamos un nuevo comienzo con Cuba".

De todos estos países, los que forman la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) -Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica y Honduras- son los que más interés tienen, dado que han sido los más críticos a las políticas del antecesor de Obama.